Donativos del Villamagna
Voluntarios de ONG retirar los muebles cedidos por el hotel. (J. París)

En sus camas han dormido desde Leonardo DiCaprio hasta Rania de Jordania. Las sillas y la vajilla de sus salones estaban reservadas para los grandes bolsillos. Pero ahora van a tener otros dueños: la mitad de los lujosos muebles del hotel Villa Magna de Madrid, cerrado hasta octubre de 2008 por reforma, se han donado a nueve ONG de Madrid. La otra mitad se repartirá entre los afectados por el terremoto de Perú.

Ayer salieron diez camiones cargados con 240 camas, 600 sillas y mesas, cuadros, cientos de colchones, toallas... y hasta los uniformes del servicio. «El valor es incalculable, dice el director adjunto del hotel, Gorka Bergareche. Entre venderlo o donarlo, elegimos hacer un bien social».

Una donación de lujo

La Fundación Valora ha sido la encargada de distribuir el material por las organizaciones escogidas. «Estamos desbordados con tanto mueble», reconoce su responsable, Luján Artola.

Todo se puede reciclar. El padre Alberto Soria, un sacerdote de Santo Domingo de Silos que ayer se llevó cuadros, lámparas, paragüeros y básculas, agradeció la donación, ya que «es más cómodo llevarlo al vertedero».

El representante de Carita Feliz, que gestiona internados y orfanatos, se mostraba asombrado por la calidad del material: «No estamos acostumbrados a estos lujos».