La Comissió de Govern del Ajuntament de Barcelona aprobó ayer la desafectación del conjunto de casas obreras de la calle Clot para calificarlas como zona de conservación de la estructura edificatoria. Se trata de unas viviendas adosadas de origen obrero y que datan de la primera mitad del siglo xix. Con esta medida, se quiere preservar el carácter genuino de estas casas, siguiendo el Pla Especial de Protecció del Patrimoni Arquitectònic Històric-artístic. Se modificará, para preservar los inmuebles, el Pla General Metropolità.