El próximo año, los propietarios de pisos vacíos no serán los únicos que verán aumentado el importe de sus impuestos. También tendrán que desembolsar mucho más los dueños de vehículos de grandes cilindradas.

El Ayuntamiento de Sevilla ha decidido poner en marcha de manera inmediata el gravamen incluido en el pacto entre PSOE e IU sobre el impuesto de vehículos de tracción mecánica.

En la capital hispalense hay un total de 3.118 coches de gran cilindrada, según los datos de la Delegación Municipal de Hacienda.

La presión fiscal para todos ellos será mayor a partir de 2008. El Consistorio determinará el porcentaje de recargo en las próximas semanas, pero fuentes municipales han adelantado a 20 minutos que será importante, ya que se busca frenar la proliferación de los coches más contaminantes.

Cambio en la ordenanza

El Consistorio sevillano procederá a finales de mes o principios de octubre a modificar la ordenanza de vehículos de tracción mecánica para poder aplicar esta nueva presión fiscal durante el próximo año.

El importe recaudado mediante este gravamen ya tiene destino: se utilizará para poner en marcha iniciativas que fomenten la utilización de un transporte más limpio. Una de esas medidas será la creación de un bonobici, según ha adelantado el delegado de Presidencia y Hacienda, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis.

Dudas por el recargo a los pisos

La Junta tiene dudas sobre el recargo del 50% en el IBI para los pisos vacíos que va a aplicar el Ayuntamiento. Ve más efectivas otras medidas y advierte de que, aunque sea posible, otros ayuntamientos intentaron llevarla a cabo y desistieron por «dificultades operativas». El Ayuntamiento comenzará el jueves a crear un registro con las viviendas desocupadas. Comparará el padrón con el parque de pisos y los inspectores municipales averiguarán si en las que no hay nadie empadronado reside alguien. Los propietarios también tendrán un periodo para alegar.