Un grupo de valencianos la inventa en Cuba. Si hace unos días muchos valencianos pusieron el grito en el cielo por la paella de tomate que ideó el periódico The New Yok Times, prepárense para lo último en innovación gastronómica: paella de cocodrilo. La receta, en esta ocasión, no es obra de extranjeros, sino de una expedición de jóvenes españoles que participan en un recorrido por Cuba para fusionar culturas, organizada por Bancaja.

Lo más sorprendente es que la han promovido en la provincia de Matanzas, una especie de santuario para estos reptiles, donde, no obstante, de vez en cuando los echan a la cazuela.

La explicación corrió a cargo de Enrique Carbonell, un universitario valenciano de 20 años. Según los cocineros locales, la carne del reptil sabe a una mezcla de cerdo y marisco y es afrodisiaca.