La noche del 24 al 25 de abril los ladrones forzaron la cerradura del edificio donde permanecía la muestra y se apoderaron de las maquetas de numerosas especies de la fauna de la Comunidad: el cernícalo vulgar, el cernícalo primillas, la lechuza, el lagarto ocelado, la cogujada, la comadreja, el topillo campesino, el ratón de campo y muchas figuras más que permanecen en paradero desconocido, y todo ello con un valor superior a los 7.000 euros, tal y como ha denunciado Grefa a través de un comunicado recogido por Europa Press.

Por ello, el colectivo, que ya ha interpuesto denuncia ante la Guardia Civil, ha hecho un llamamiento a fin de que cualquier persona que tenga la más mínima sospecha o prueba de dónde puede hallarse ahora el material robado se ponga en contacto con la organización, el Ayuntamiento de Villalar de los Comuneros o la Benemérita.

Gracias a esta exposición itinerante financiada por el Magrama, la asociación Grefa ha conseguido desde la creación de la misma, el pasado invierno, acercarse a juntas agropecuarias, colegios, centros culturales y ayuntamientos de más de 20 municipios castellanoleoneses.

Cientos de personas pudieron disfrutar observando, escuchando y leyendo acerca del origen del problema del topillo campesino en Castilla y León, el riesgo del uso de veneno en el campo, la labor del control biológico con lechuzas y cernícalos y un sinfín de buenas prácticas agrícolas que benefician a la fauna protegida, a la caza y además sirven para mermar las poblaciones del citado roedor.

"Permanecieron hasta que algún indeseable, ruin, mezquino y tirano decidió poner fin a esta bonita historia que narraba por los pueblos de Castilla la importancia de preservar nuestra naturaleza", lamenta Grefa.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.