Acceso
Una de las entradas a la pedanía de Pelayo, que en verano queda incomunicada. M.E.

Los meses de julio y agosto han pasado y los vecinos del Campo de Gibraltar han vuelto a padecer los más de diez kilómetros de retenciones que se producen en esta época entre Algeciras y Tarifa. Los días de mayor intensidad de tráfico atravesar este tramo de a penas 20 kilómetros superaba las dos horas.

Estas interminables colas finalizarán cuando se acometa el tramo de la A-48 entre Vejer de la Frontera y Algeciras y el Acceso Sur a este último municipio. Sin embargo, el Ayuntamiento de Algeciras y el Ministerio de Fomento no ha dado buenas noticias a todos aquellos que por trabajo o por ocio (para disfrutar de las inmensas playas de Tarifa), se ven obligados cada verano a transitar por esta carretera.

El alcalde de Algeciras, Tomás Herrera, ha asegurado esta semana que las obras de la autovía tardarán ocho años. Las medidas que se adoptarán hasta esa fecha será la instalación de conos para habilitar un carril en sentido contrario al habitual.

Los conos se instalarán a la entrada de Algeciras, a la altura del polígono industrial Cortijo Real. Durantes los meses de julio y agosto tan sólo se dispusieron en las jornadas en las que las autoridades preveían que la llegada de vehículos se incrementaría de forma notable.

De este modo, el Consistorio algecireño ha respondido a las reivindicaciones de los vecinos de la pedanía de Pelayo, situada a unos ocho kilómetros de este municipio. Cada verano 4.000 residentes en esta barriada se quedan incomunicados por las retenciones y han exigido a las autoridades competentes que aporten alguna solución a estos problemas de tráfico.

Accidente

Este tramo de la N-340 se cobró ayer la vida de un matrimonio que viajaba en su turismo con sus dos hijos, un niño de 8 años y un bebé, que resultaron heridos de gravedad. El siniestro se produjo sobre las 17.25 horas, cuando su vehículo colisionó con un camión en el kilómetro 72 de esta carretera, sentido Tarifa.

Hasta el lugar de los hechos se desplazaron dos UVI móviles y un helicóptero del 061, varias dotaciones de bomberos y la Guardia Civil, que se vio obligada a cortar al tráfico este punto de la vía para permitir a los servicios de emergencia atender a los heridos y rescatar los cuerpos de los dos fallecidos que habían quedado atrapados en el interior de su coche.

Asimismo, el conductor del camión precisó de asistencia médica, puesto que tras el accidente presentaba un ataque de ansiedad.

CONSULTE AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE ALGECIRAS