También ha bajado el número de parados que cobran una prestación. "Por eso, hablar de recuperación económica nos parece insultante", han apuntado en un comunicado.

Según indican, hay un "cierto repunte" motivado por la buena temporada turística que se ha iniciado, pero hasta que no se produzca una verdadera reactivación económica, cuyas repercusiones vayan más allá de la temporalidad, y la confianza del consumidor no siga cayendo, no se puede hablar de recuperación", ha asegurado el presidente de Pimem, Antoni Mas.

También preocupa a la en federación la "casi exclusiva dependencia del sector servicios", mientras que sectores como el pequeño comercio, la industria local o los servicios profesionales "siguen sin ver la crisis desterrada".

"Seguimos insistiendo en que las pequeñas y medianas empresas tienen que ver aligerada sus cargas impositivas, como las cuotas a la Seguridad Social, y que la burocracia se aligere y simplifique", ha apostillado Mas.