Salida de vacaciones
Un hombre con una maleta de mano por un aeropuerto. FORBES

El jefe viaja y el resto de la oficina, de la empresa sigue trabajando. Visto dede fuera eso de viajar, aunque sea por trabajo, parece un chollo. Pero no tiene por qué serlo. Ir de aquí para allá cada semana también puede estrenar. Así, el 93% de los ejecutivos reconoce que se estresa en algún momento de sus viajes de negocios. Según una encuesta de Booking, los preparativos y el aeropuerto son dos de los factores que más preocupan a los viajeros de negocios. Aunque un tercio de los encuestados (38%) cree que viajar por negocios es positivo, los momentos más estresantes para ellos están relacionados con la planificación.

La combinación de los preparativos (reservar el alojamiento, organizar el transporte, gestionar los gastos y las facturas), y moverse por el destino final, junto con la falta de sueño, suelen dejar a los ejecutivos agotados. Las principales causas de ansiedad en los viajes por negocios son perder el avión o el tren (36%), las barreras del idioma (26%), la posibilidad de perder el equipaje (25%), o perder documentación importante (24%).

Un tercio de los encuestados (38%) cree que viajar por negocios es positivoTambién pone nervioso a los viajeros de negocios que les cancelen las reuniones (21%), un entorno no familiar (20%), las diferencias culturales (17%), problemas técnicos con los dispositivos (16%), perder algún dispositivo de la empresa (15%), hacer presentaciones (15%), y moverse por la ciudad (15%). Las cancelaciones y los retrasos (un 47% de los encuestados se quejan sobre esto) están en las primeras posiciones de las cosas más molestas al viajar por trabajo. Además el jet lag (35%) y las colas en la zona de seguridad (34%) tampoco gustan demasiado.

El estudio muestra que las preocupaciones no se quedan en el aeropuerto, ya que a uno de cada cuatro (26%) le inquieta las barreras del idioma al llegar al destino, a uno de cada cinco (20%) le incomoda no encontrarse en un entorno familiar, y al 17% les preocupa las normas y diferencias culturales. Los japoneses que viajan por negocios son los que más se preocupan por las barreras del idioma, con casi la mitad de los encuestados (45%) que admiten haberse estresado por este tema. Aunque a los viajeros de negocios de China no les importe mucho hacer cola en los aeropuertos, sí que se preocupan más (47%) por las normas y las diferencias culturales que pueda haber en el país que están visitando.

La soledad del "viajante"

Aunque viajar por trabajo sea emocionante y represente una buena oportunidad, a veces los ejecutivos pueden sentirse solos. El 34% echan de menos a su familia, a los amigos y a su rutina en general. De hecho, más de un tercio de los americanos que viajan por negocios dicen que una de las cosas que menos les gusta cuando van al extranjero por trabajo es estar lejos de su familia, amigos o pareja (38%).

De media, las personas que viajan por negocios al extranjero tienen 8,9 horas al día para ellos mismos (donde se incluye el tiempo de sueño). Por ello a muchos viajeros de negocios no les importa compartir alojamiento con un compañero. Uno de cada tres (33%) opina que compartiría alojamiento con un compañero si también fuese su amigo. Los viajeros de negocios de China están más abiertos a compartir habitación con un compañero, con solo un 8% considerándolo algo inaceptable. Mientras que, por otro lado, los japoneses que viajan por trabajo no están muy por la labor de compartir: más de la mitad (57%) opina que es completamente inaceptable.