Expropian una corrala y dejan sin casa a 20 familias

El Ayuntamiento de Madrid convertirá en equipamiento social un inmueble del siglo XVII. Los vecinos aún no han sido informados.
Una vecina, en la galería de este inmueble del siglo XVII.
Una vecina, en la galería de este inmueble del siglo XVII.
Sergio González
Los que en ella habitan la consideran un pueblo en mitad de la gran ciudad, una pequeña isla de tranquilidad que se desmarca de la multitud. Se refieren a la que para muchos es la casa en la que han nacido, una corrala del siglo xvii enclavada en el número 14 de la calle de la Cabeza (Lavapiés) y que el Ayuntamiento de Madrid va a transformar en «equipamiento social».

Poco o nada saben los 20 arrendatarios del inmueble acerca de dónde residirán dentro de unos meses. Es el tema de conversación que mantienen a diario en torno al patio, que hace las veces de sala de reuniones y de confesonario público.

Ni el administrador de la finca –quien asegura no tener información sobre las condiciones de la expropiación ni las fechas de actuación previstas– ni el Ayuntamiento –que todavía desconoce el uso específico que tendrá el espacio– han notificado a los vecinos hasta cuándo podrán vivir allí o si los recolocarán en residencias alternativas. «Hasta que no manden una carta no me plantearé qué hacer», explica José Luis Jiménez, inquilino desde hace 22 años.

Este edificio, levantado sobre 525 metros cuadrados distribuidos en cuatro plantas, alberga también la Taberna del Avapiés y el Teatro de la Puerta Estrecha. Su expropiación, por tanto, repercutirá económicamente en los inquilinos, como señala Eva Varela, gerente del teatro: «Está muy bien que construyan equipamientos, pero podrían haber pensado en otros locales vacíos».

Antigua cárcel de la Inquisición

El edificio fue una antigua cárcel de la Inquisición. A través de la planta baja se accedía a las mazmorras, que según los vecinos, conservan grilletes en las paredes. Sus antiguos pasadizos comunicaban con Sol.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento