Ester Quintana llegando a la Audiencia de Barcelona el 12 de abril de 2016 acompañada de su abogada.
Ester Quintana llegando a la Audiencia de Barcelona el 12 de abril de 2016 acompañada de su abogada. Pol Solà/ ACN

Los dos enfermeros de la ambulancia que atendió a Ester Quintana tras resultar herida en la huelga general del 14 de noviembre de 2012 han puesto en duda que la manifestante fuera golpeada en el ojo por una pelota de goma, pese a admitir su escasa experiencia en ese tipo de lesiones.

Los dos enfermeros, uno de los cuales conducía la ambulancia que atendió a Quintana, han declarado este miércoles como testigos en el juicio que se celebra en la Audiencia de Barcelona contra un subisnpector y un escopetero de los Mossos acusados de reventar el ojo a la manifestante por el disparo de una pelota de goma.

A uno de los enfermeros no le "pareció" que la herida fuera de pelotaEl enfermero que practicó las primeras curas a Quintana en el ojo, que ha reconocido que anteriormente había tratado una sola herida por pelota de goma en una pierna, ha explicado que no le "pareció" que la lesión de la manifestante fuera provocada por una bola, dado que esta suele producir "un efecto ventosa con un círculo abombado" que la mujer no tenía.

El testigo ha recordado que la manifestante tenía lesionado el glóbulo ocular y un corte bajo el párpado interior, herida que a su parecer no cuadra con la provocada por una pelota de goma.

Su compañero de ambulancia, que en 2012 había visto otra herida provocada por pelota de goma con motivo de una concentración por una victoria del Barça, también ha coincidido en que la de Quintana "no se parecía en nada" a la anterior, ya que no presentaba hematoma ni una gran inflamación, aunque ha reconocido que la "casuística" de ese tipo de lesiones es muy variable.

Los enfermeros, que en su día fueron propuestos como testigos por el letrado de la Generalitat -responsable civil en la causa-, cuestionan el informe pericial que concluyó que Quintana había resultado herida por una pelota de goma, dictamen en el que se el juez instructor se basó para enviar el caso a juicio.

Cuando la investigación del caso estaba a punto de concluir, la defensa de los agentes encausados solicitó al juez instructor una batería de pruebas con el fin de demostrar que la lesión de Quintana pudo ser causada por un proyectil de precisión, pero tanto el magistrado como la Audiencia las rechazaron ante los "indicios" claros" de que la manifestante había perdido el ojo por el impacto de una pelota de goma. 

Una testigo escuchó a los Mossos hablar de disparos de pelotas

Una testigo ha asegurado que escuchó en plena calle a un agente de los Mossos d'Esquadra preguntar a otros policías antidisturbios si habían disparado pelotas de goma tras la manifestación del 14 de noviembre de 2012 donde Ester Quintana perdió un ojo, presuntamente por el disparo de un proyectil policial.

La testigo estaba a 500 metros de donde escuchó la conversación de los agentes En una declaración grabada con anterioridad que ha sido reproducida como prueba preconstituida en la sesión de este miércoles en la Audiencia de Barcelona al no poder estar presente, la testigo relata que oyó la conversación sobre las 23 horas cuando estaba en una parada de autobús de la plaza Universitat de la capital catalana.

Ester Quintana perdió el ojo poco antes de las 21 horas por un supuesto disparo policial efectuado desde el cruce de Gran Via con paseo de Gràcia, situado a algo más de 500 metros de donde la testigo escuchó la conversación.

La testigo ha detallado que cuando escuchó a los Mossos —que estaban en cuatro furgonetas, algunos dentro y otros fuera de los vehículos— ya había acabado tanto la manifestación como los disturbios.

Estos agentes eran todos hombres menos una mujer, y la testigo asegura que no llegó a escuchar la respuesta, pero sí que le pareció entender que se referían a uno de los policías como Tomás.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.