La Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecale), los sindicatos UGT y CCOO y las organizaciones agrarias Asaja, UCCL y la Alianza UPA-COAG se han unido en un manifiesto en defensa de la fábrica vallisoletana de Lauki, han pedido a Lactalis que reconsidere lo que consideran un cierre "injustificado" —anunciado para final de junio— y han expresado su apoyo a los trabajadores —unos 85— y a los ganaderos proveedores de leche.

Las organizaciones han rubricado este documento en la sede del Consejo Económico y Social (CES) de Castilla y León, cuyo presidente, Germán Barrios, ha expresado el apoyo institucional a los trabajadores, también ha pedido a la empresa que reconsidere su decisión al tiempo que tenga una actitud respetuosa con los empleado y la sociedad de la Comunidad, aspectos que también se recogen en el manifiesto.

El secretario general de UGT en Castilla y León, Faustino Temprano, ha señalado que con este acto se trata de dar un paso más en la "lucha" y la defensa de los puestos de trabajo de los empleados de Lauki, pero también de los ganaderos que suministran la leche.

"La lucha va a ser larga pero vamos a estar ahí", ha señalado el responsable de UGT, tras lo que ha pedido el apoyo de la sociedad vallisoletana y de Castilla y León, a los que ha llamado a participar en la manifestación del día 16 en Valladolid, ante un "enemigo importante" porque es una multinacional, lo que no quiere decir "que se vaya a salir con la suya".

Faustino Temprano ha advertido de que se trata de una deslocalización porque la factoría es rentable, obtiene beneficios y puede estar en Valladolid ubicada, por lo que la primera intención es que continúe su funcionamiento o, de lo contrario, que haya otros inversores que puedan seguir con el mismo, para lo que ha pedido a la Administración, en este caso la Junta, que dé los pasos posibles en esta línea.

En este sentido, el secretario general en funciones de Cecale, David Esteban, ha agradecido el trabajo que desarrolla la Junta a través de la Fundación Anclaje para dar opciones y espera que la empresa recapacite su decisión.

Por su parte, el coordinador de la Alianza UPA-COAG Aurelio González ha incidido además en el momento en el que llega este anuncio, con una crisis del sector lácteo, por lo que puede ser "la puntilla" para los ganaderos que suministran la leche.

Así, ha apostado por conseguir vincular una marca de calidad a la provincia, como ocurre con Gaza en Zamora porque de lo contrario se puede producir la deslocalización y llegar leche de otros territorios, incluso de otros países.

Además, ha asegurado que no se creen que los ganaderos no tendrán problemas como ha intentado "vender" Lactalis al decir que se mantendrán contratos, ya que la experiencia que tienen es que el suministro al final "se pierde" en el entorno una vez que cierra una fábrica.

También el coordinador de UCCL, Jesús Manuel González Palacín, ha mostrado el compromiso de hacer todo lo posible por la continuidad de la fábrica ante un anuncio que ha afirmado que llega "en el peor de los momentos" y la peor de las crisis del sector y también cree que el compromiso de seguir con la recogida de leche se puede quedar "en agua de borrajas".

"Lauki es rentable, tiene un papel fundamental que cumplir con Castilla y León, que la ha apoyado muchísimo en su historia", ha señalado González Palacín, quien cree que la política tiene que jugar un papel "fundamental" en este asunto.

En este contexto, el presidente de Asaja, Donaciano Dujo, ha insistido en la defensa de Lauki en todos los conceptos, como industria, trabajadores y ganaderos, más de un centenar, un 8 por ciento de los que hay en Castilla y León, que atraviesan una "crisis profunda" con el cobro de la producción por debajo de los costes de producción, pero que lo último que quieren es que se les deje de recoger la leche.

Dujo ha aclarado que al ganadero al que le deja de recoger leche la industria se le deja "en la ruina" y, precisamente cuando se habla de planes de reindustrialización y exportaciones en Castilla y León, ha recordado que "lamentablemente" en el sector tienen la mala experiencia de que marcas con mucho renombre y garantía se adquieren por multinacionales que aprovechan a pagar poco por ellas, logran la marca para después fabricar con materia prima de su país de origen y el empleo de allí.

"Es un ejemplo de mala política en la industria agroalimentaria y de la Junta en el apoyo a quien no da empleo y transforma la materia", ha señalado el presidente de Asaja, por lo que ha pedido apoyo a lo castellanoleonés y ha reclamado "ahora más que nunca" mirar la etiqueta de los productos, no por la calidad, que está asegurada, sino por su procedencia.

Cierre "ilegal"

Además, el secretario general de CCOO en Castilla y León, Ángel Hernández, ha asegurado que considera "ilegal" el cierre de Lauki, que no está contemplado en el Ordenamiento Jurídico, aunque cree que en dos o tres años, "si se lo propone", conseguirá el cierre.

"Hoy por hoy es ilegal que quiera más beneficios con el cierre de la planta", ha agregado Hernández, quien ante la implicación de dos colectivos como son los ganaderos y los trabajadores, cree que quizá desde el punto de vista institucional y social habría que buscar nuevas posibilidades de defensa o avanzar en estrategias del sector primario y de la transformación industrial como primeras garantías de empleo y riqueza en la Comunidad.

"Seguramente de un problema como éste se plantee algún otro tipo de estrategias con la Administración regional", ha añadido Hernández, quien ha pedido a los representantes de los trabajadores "mucha paciencia" y "no tener prisa" porque este tipo de conflictos "van para largo".

El responsable de Comisiones ha advertido de que cada uno tiene que saber jugar "los papeles" que tiene y les ha incidido en que es fundamental mantener "viva" la llama a la gente, para la unidad, y hacer las cosas "cuando haya que hacerlas".

Consulta aquí más noticias de Valladolid.