Los contadores inteligentes son necesarios para acogerse a la nueva tarifa por horas. Más de 10 millones de clientes ya lo tienen.
Los contadores inteligentes son necesarios para acogerse a la nueva tarifa por horas. Más de 10 millones de clientes ya lo tienen. GAS NATURAL FENOSA

Todo el sistema eléctrico español deberá disponer de nuevos contadores de la luz inteligentes e integrados en el sistema de telegestión antes del año 2019.

Los contadores inteligentes tienen capacidad de telemedida y telegestión integrados Esto significa que si su compañía distribuidora todavía no ha cambiado el suyo, pronto lo hará. Los contadores analógicos están siendo sustituidos por dispositivos inteligentes, es decir, equipos con capacidad de telemedida y telegestión integrados en los correspondientes sistemas.

Estos equipos recogen los datos energéticos de la vivienda, los trasmiten a los sistemas de información de la compañía y permiten al usuario conocer su consumo para adecuarlo a sus necesidades.

Los nuevos dispositivos permiten la lectura horaria del consumo, por lo que eliminan las estimaciones en la factura y potencian un gasto energético más eficiente.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) estima que a finales de 2015 el 57% de los hogares españoles contaba ya con un contador inteligente.

Los nuevos contadores están conectados con las principales fuentes de consumo de nuestros hogares, electrodomésticos e iluminación, para potenciar la reducción del coste económico y medioambiental.

Por otra parte, ayudan a mejorar el servicio que ofrecen las compañías distribuidoras, ya que gestiones como altas, bajas o reconexiones podrán realizarse a distancia, sin necesidad de desplazar personal técnico al domicilio del usuario.

El nuevo dispositivo recoge con precisión los datos de consumo del cliente y los transmite, a través del propio cable eléctrico con tecnología PLC (Power Line Communications), hasta un concentrador situado en el centro de transformación.

Este concentrador, con tecnología inalámbrica, envía la información recopilada a los sistemas de la compañía distribuidora. La distribuidora facilita la información a la comercializadora del cliente para su facturación y la pone a disposición del usuario.

El cambio al contador inteligente es sencillo. Los clientes reciben una carta de su distribuidora en la que se les informa de que se va a proceder a implantar el nuevo equipo.

El cliente puede optar por instalar un contador de su propiedad o alquilarlo a la distribuidora. Si decide alquilar, un operario autorizado por la compañía acudirá a su domicilio para retirar el contador antiguo e instalar el nuevo.

Durante el proceso, el suministro eléctrico se interrumpirá de forma breve y el nuevo contador comenzará a funcionar de manera automática.