Muchos sevillanos se deprimen a la vuelta de vacaciones. Aunque el cansancio, la irritabilidad y la nostalgia que sufren por el tiempo que acaban de dejar atrás no se considera una enfermedad, es un síndrome capaz de robarnos el sueño.

Doctor, ¿por qué nos deprimimos en esta fecha?

Aunque no todos nos deprimimos, decimos adiós a un periodo positivo en el que hemos dormido bien, hemos dejado de trabajar y hemos disfrutado en la playa o en la montaña. Ahora volvemos a la rutina, al estrés.

El cuadro clínico es...

... debilidad, apatía, dificultades para dormir y un cierto nivel de ansiedad.

¿Qué anhelamos?

Vivir relajados y tranquilos.

¿Cuánto dura el síndrome?

Poco. Es transitorio. Estos cuadros nunca llegan a la consulta del psiquiatra.

¿Quién es más propenso a sufrir este estado anímico?

La gente con menor capacidad de adaptación y más vulnerable al estrés. También los que han sufrido mobbing y vuelven a la oficina, al foco de su tensión.

¿Cómo se puede evitar?

Retomando las actividades gradualmente. Resolviendo poco a poco y no en 24 horas el trabajo pendiente.

Tres consejos para el curso que comienza.

Dormir bien, porque es una tarea de reposición; racionalizar y organizar bien el trabajo, y vivir de forma relajada. Disminuir el nivel de estrés en nuestra vida cotidiana, en el trabajo, la familia y las relaciones sociales. Ponerse metas y objetivos siempre es bueno porque sube la autoestima.

BIO

Nació en Salamanca. Tiene 50 años y lleva 20 de ellos en Sevilla. Es médico especialista en psiquiatría general y del mayor.