El Papa anima a los jóvenes a que vayan "contracorriente", se alejen del "tener" y se acerquen a la "humildad"

  • Ha sido en una misa en el santuario de Loreto (este de Italia).
  • Exhorta a los fieles a preservar el medio ambiente.
  • Y avisa: el primer desafío para los jóvenes es "siempre seguir a Cristo".
El papa Benedicto XVI saluda desde el papamóvil a los fieles antes de la misa.
El papa Benedicto XVI saluda desde el papamóvil a los fieles antes de la misa.
EFE / Giorgio Benvenuti

El papa Benedicto XVI formuló hoy un decidido llamamiento a los jóvenes para que vayan a "contracorriente" y se alejen de los modelos de vida marcados por el "tener" y el "éxito a toda costa" y en su lugar elijan el camino de la "humildad" y del "ser".

Benedicto XVI celebró una misa en el santuario mariano de Loreto (este de Italia) a la que asistieron casi medio millón de jóvenes, a los que pidió que contribuyan a crear una sociedad más justa y que protejan el medio ambiente, necesitado de "decisiones valientes" antes de que sea "demasiado tarde".

Durante la homilía, Benedicto XVI, con voz fuerte y decidida, pidió a los jóvenes que no sigan "el camino del orgullo, sino el de la humildad", que es la "vía de la valentía", el resultado de la victoria del amor sobre el egoísmo.

Ser en vez de tener

Les dijo que vayan a "contracorriente" sin escuchar las "voces interesadas y persuasivas" que publicitan "modelos de vida marcados por la arrogancia y la violencia, la prepotencia y el éxito a toda costa, el parecer y el tener, en detrimento del ser", palabras acogidas con entusiasmo y aplausos entre los jóvenes.

Se trata de un estilo de vida "sobrio y solidario", con "relaciones afectivas sinceras y puras, un compromiso decido en el estudio y el trabajo" y un interés "profundo por el bien común".

Cuidar el medio ambiente

Benedicto XVI dio también a los jóvenes el mensaje de cuidar y preservar al medio ambiente, pues es a las nuevas generaciones a las que está confiado el futuro del planeta, que lleva las señales de un desarrollo que "no siempre ha sabido proteger los delicados equilibrios de la naturaleza".

Así, alertó de que "antes de que sea demasiado tarde, es necesario adoptar decisiones valientes que sepan volver a crear una fuerte alianza entre el hombre y la tierra".

Avisos

Los desafíos que tienen que afrontar los jóvenes son "grandes" y el primero "es siempre seguir a Cristo, hasta el final, sin reservas ni compromisos", que significa "sentirse parte viva de su cuerpo, que es la Iglesia", recordó.

"No se puede ser discípulo de Jesús si no se ama y no se sigue a su Iglesia", en la que, señaló, se aprende a amar, a acoger al prójimo y dar atención a quien está en dificultad.

El Papa, al final de la misa, invitó a los jóvenes a participar en la Jornada Mundial de la Juventud, que se celebrará el año que viene en Sydney.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento