Un total de 200 personas se han enfrentado esta madrugada a más de 60.000 cohetes para celebrar la Corda. Una fiesta centenaria que ha convertido, un año más, la calle mayor de Paterna en una jaula de pólvora y fuego en la que ha entrado hasta el mismo alcalde.

El alcalde también participó en esta fiesta, declarada de Interés autonómico desde el pasado abril.
Ni el alcalde de Paterna se ha querido perder este peculiar festejo. Pero lo ha hecho tal y como manda la tradición, protegido con mono, botas, guantes y casco para evitar males mayores que enturbiarían el primer año en la que esta fiesta es de Interés Autonómico.

Con la bengala roja se ha puesto fin a la traca que ha durado 25 minutos y ha comenzado el recuento de daños, del que sólo se han librado algunas farolas. El reguero de petardos y las fachadas ennegrecidas dan cuenta de un espectáculo del que es muy difícil escapar ileso.

70 heridos en el fin de fiesta
En total esta "ardiente" madrugada se ha saldado con 70 heridos leves por quemaduras de cohete en los diferentes espectáculos pirotécnicos.

Según explicaron fuentes de la Policía Local, en los momentos previos a la "Cordà" se produjeron tres lesiones por fuego; en la propia 'Cordà' resultaron heridas 50 personas, once de ellas tiradores y 39 entre el público asistente; posteriormente, en la 'recordà', los cohetes produjeron quemaduras a 17 personas, dos de ellas precisaron atención hospitalaria en el Hospital Arnau de Vil.lanova, de Valencia porque, según señalaron, "no podían mover las piernas".

CONSULTA AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE VALENCIA.