La Sociedad Arquimática se adjudicó ayer el concurso para rehabilitar este edificio. Las obras comenzarán el año que viene, por lo que la reforma no estará terminada en esta legislatura. El Consistorio no quiso especificar el coste de este proyecto.

La nueva distribución del Palacio de Correos reservará el 60% de su espacio útil a actividades para los madrileños: exposiciones y un auditorio con 300 butacas.

También se dotará al edificio de dos ascensores panorámicos que enlazarán con la sexta planta. Esta última contará con una atalaya para que los madrileños puedan contemplar la ciudad.