Facua Sevilla, que forma parte del Consejo Económico y Social de Sevilla (CESS), critica que el Ayuntamiento mantenga la "raquítica partida" dedicada a la protección de los consumidores en los presupuestos de 2016. La asociación recuerda que el dinero destinado a estas políticas lleva congelado desde 2012, cuando el anterior gobierno de Juan Ignacio Zoido le aplicó una "considerable bajada".

Políticas entre las que se encuentran actuaciones en materia de alerta y en intoxicaciones alimentarias; controles relacionados con el derecho de admisión; inspecciones en comedores escolares; el control de los mercados de la ciudad; la Junta Arbitral de Consumo; la Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC) y los programas formativos e informativos de protección a los consumidores en colaboración con las asociaciones.

Desde FACUA Sevilla se insiste en que la situación actual de desprotección de los consumidores exige una "respuesta proporcional y recursos para hacerle frente". Así, con el mantenimiento de la partida presupuestaria, el Ayuntamiento se sigue "desentendiendo de la necesidad de aumentar el control del mercado en el ámbito de sus competencias y de desarrollar políticas eficaces de defensa de los consumidores".

Facua Sevilla lamenta además el retraso en la presentación y aprobación de las cuentas del consistorio, debido a que puede dificultar su ejecución, elemento de más importancia que la propia presentación formal de los presupuestos.

Por otro lado, la asociación considera positivo que en los presupuestos se ponga a disposición de los servicios municipales la mayor dotación financiera disponible, sin romper las limitaciones legales. Al mismo tiempo, agradece que el aumento de gastos sea proyectado sin acudir al endeudamiento del consistorio. No obstante, recuerda que las políticas siguen estancadas y exige un aumento significativo de las partidas destinadas al fomento de las políticas de protección de los consumidores en Sevilla.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.