El Gobierno del Principado de Asturias ultima un decreto para regular los albergues de peregrinos con la creación de un registro de estos establecimientos, cuyas instalaciones deberán cumplir unos requisitos mínimos de habitabilidad y servicios para los usuarios.

La normativa recogerá las condiciones y los servicios básicos que han de poner a disposición de los peregrinos, como agua caliente y fría y puntos de luz en todas las habitaciones y lugares comunes. Los establecimientos deberán contar también con un seguro de responsabilidad civil y dar prioridad a las personas que hagan el camino a pie y a quienes tengan limitaciones físicas, indican desde el Ejecutivo asturiano en nota de prensa.

De este modo, la treintena de albergues de peregrinos que actualmente funciona en Asturias, la mayoría de titularidad municipal, se incorporará directamente al registro oficial, y aquellos centros que no cumplan todos los requisitos mínimos tendrán cuatro años para subsanarlos.

El consejero de Presidencia y Participación Ciudadana, Guillermo Martínez, ha presidido este viernes la segunda reunión del grupo de trabajo del Camino de Santiago, en la que se ha acordado también el texto del nuevo decreto de ampliación de la comisión del Camino de Santiago del Consejo de Patrimonio Cultural de Asturias, que permitirá la incorporación al órgano de representantes de la Delegación del Gobierno, la Federación Asturiana de Concejos (FACC), asociaciones y agrupaciones de amigos de la ruta, la Universidad de Oviedo y la Iglesia.

"Queremos ordenar unos establecimientos que carecían de normativa y fijar los requisitos mínimos para futuras aperturas ante el interés creciente despertado en el sector privado por el elevado número de ciudadanos que cada año se animan a realizar la ruta", ha explicado el consejero.

Presidencia coordina este plan con otras cinco consejerías: Hacienda y Sector Público; Empleo, Industria y Turismo; Educación y Cultura; Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente; y Desarrollo Rural y Recursos Naturales, y once direcciones generales.

El Principado también promocionará la ruta junto al resto de regiones que conforman la macrorregión del sudoeste europeo: Castilla y León, Galicia y la región norte y centro de Portugal, remarcan desde el Gobierno, recordando que "Asturias preside actualmente el grupo de trabajo de Turismo de esta entidad, que suma en conjunto quince itinerarios jacobeos".

El Camino de Santiago constituye uno de los principales elementos del patrimonio cultural asturiano, comprende 34 concejos y cubre una extensión de más de 560 kilómetros. Tres de las rutas oficiales a su paso por Asturias han sido declaradas Bien de Interés Cultural (BIC): el camino primitivo, entre Oviedo y el puerto del Acebo por el interior; el camino costero, entre Bustio y Abres, y el camino del Salvador, que une Pajares y Oviedo.

La ocupación de los albergues en estos tres itinerarios ha sumado en los últimos quince años un total de 484.364 usuarios, de los que más del 60% se registraron en el período 2010-2014, en concreto, 292.712. Estos datos revelan un aumento del 215,36%, ya que en el año 2000 el número de peregrinos fue de 3.275 y en 2014, de 62.154.

El pasado julio, el camino costero y el primitivo fueron incluidos en la lista del patrimonio mundial de la Unesco, lo que ha llevado al Gobierno del Principado a intensificar las políticas de protección, mejora y difusión de estas rutas culturales.

Consulta aquí más noticias de Asturias.