La Policía Nacional ha dado por desmantelada en Sevilla una empresa familiar dedicada a la custodia de vehículos particulares porque supuestamente hacía un uso fraudulento de los mismos y les robaba piezas para venderlas en el mercado de segunda mano.

En el marco de esta actuación, tres personas, todas de la misma familia, han sido detenidas, según ha informado este viernes la Policía Nacional en una nota en la que ha detallado también que, por el momento, se han contabilizado más de una decena de afectados, aunque se espera localizar a otros más debido a que esta empresa presuntamente llevaba a cabo su actividad ilegal desde el año 2013.

Los agentes iniciaron la investigación a raíz de las denuncias interpuestas por algunos clientes de una empresa que se dedicaba a custodiar los vehículos mientras sus propietarios se encontraban de viaje fuera de la ciudad.

Según indica la Policía, la empresa en cuestión recogía los coches en el aeropuerto el mismo día que su cliente cogía el vuelo, pero en lugar de aparcarlos y cuidarlos aprovechaban para utilizarlos para uso personal e incluso llegaban a sustituir piezas por otras para venderlas en el mercado de segunda mano, lo que provocaba que muchos de esos vehículos presentaran problemas de funcionamiento posterior.

Los empleados de la empresa, todos ellos miembros de la misma familia, presuntamente sustituían los neumáticos de los automóviles y las llantas por otros usados y en mal estado, llegando a producir "situaciones de peligro para la integridad física y la vida del conductor, así como para la seguridad vial".

Las piezas sustraídas a los automóviles —que alcanzaban valores de miles de euros— se vendían en el mercado de segunda mano, lo que constituía "la principal actividad delictiva de la empresa y la fuente de sus ingresos ilegales".

Según la Policía, estas personas hacían uso de los vehículos y realizaban varios cientos de kilómetros mientras el propietario estaba fuera de la ciudad, y después "manipulaban el cuentakilómetros para camuflar así el uso ilegal del mismo".

Los detenidos,

Miembros de una misma familia

Una vez identificados los tres miembros de la familia que trabajaban en esta empresa, los agentes iniciaron un seguimiento de las supuestas actividades ilegales de cada uno de ellos, lo que permitió en primer lugar la detención del "máximo mandatario" de la empresa mientras presuntamente hacía "uso ilegítimo de uno de los coches que supuestamente debía custodiar".

Asimismo, los agentes han detenido a los otros dos integrantes de este supuesto grupo criminal, dando por desmantelada la presunta actividad ilícita de esta empresa a la espera de cuantificar el número total de afectados, que por el momento supera la decena.

Los tres arrestados, que no contaban con antecedentes policiales previos, ya fueron puestos a disposición de la autoridad judicial por la presunta comisión de delitos de hurto, apropiación indebida, contra la seguridad vial y simulación de delito.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.