Holocausto
Holocausto (AGENCIAS). AGENCIAS

El llamado 'archivo secreto de Adolf Hitler' ha comenzado a llegar a Israel, donde ayudará a identificar al menos a miles de los tres millones de víctimas del nazismo que continúan en el anonimato.

El citado archivo permaneció cerca de seis décadas fuera de la luz publica hasta que hace un año se divulgó su contenido. Un contenido al que por primera vez se tiene acceso en el Estado judío y que se encuentra bajo control de una comisión compuesta por once países entre los que figuran tanto vencedores como vencidos en la Segunda Guerra Mundial.

El primer envío a Israel está compuesto por doce millones de documentos
Se trata de cincuenta millones de documentos que fueron archivados por la Cruz Roja y que las fuerzas aliadas requisaron en 1943. Suponen un testimonio impresionante ya que guardan datos de 17,5 millones muertos en la contienda e información sobre perseguidos, prisioneros y desplazados. Su magnitud es tal que si fuesen enfiladas una detrás de otra, sus estanterías ocuparían 25 kilómetros.

El primer envío a Israel está compuesto por doce millones de documentos que se basan en registros de los campos de Auschwitz, Bergen Belsen, Dachau y Grosrozen: además de los datos de identidad, contienen anotaciones sobre expulsados, enfermos y presos transferidos de un campo a otro.

Al Museo del Holocausto

El destinatario ha sido el Museo del Holocausto , o Yad Vashem, cuyo director, Avner Shalev, subrayó la importancia de estudiar los archivos para recuperar la memoria de los muertos: "Al pueblo judío le faltan los nombres de tres millones de víctimas y estoy seguro que ahora podremos encontrar a muchos de ellos".

Los prisioneros que eran destinados a las cámaras de gas no eran registrados
Los investigadores tienen esperanza porque los funcionarios alemanes en los campos de como el de Auschwitz registraban los datos de los prisioneros escogidos para trabajar, mientras que los que eran destinados a las cámaras de gas letal no eran registrados. Sin embargo, muchos de los que en principio fueron registrados porque podían trabajar también terminaron en las cámaras de la muerte al perder esa capacidad, y su identidad quizá se pueda recuperar con los nuevos documentos.

En Israel residen en la actualidad unos 140.000 sobrevivientes del Holocausto y 85.000 judíos que se salvaron de los campos de concentración huyendo a otros países. La mayoría recaló en la antigua Unión Soviética y algunos otros en China, que junto con España y República Dominicana fue de las pocas naciones que concedió visados a miles de judíos perseguidos por la barbarie nazi.