Larisa Arap
Larisa Arap. WIKIPEDIA

Alzar la voz de la disidencia en Rusia puede salir muy caro. Y si no que se lo digan a la opositora Larisa Arap, la última de una larga lista en pagar el precio de enfrentarse al régimen de Vladimir Putin.

Arap, periodista y militante del movimiento opositor Frente Cívico Unido (FCU), liderado por el ex campeón mundial de ajedrez Garry Kasparov, ha pasado 47 días recluida a la fuerza en un psiquiátrico. ¿La razón? Un artículo que publicó el pasado 8 de junio sobre los tratamientos, cercanos a la tortura, que reciben los niños en hospitales psiquiátricos del país.

Un mes después, el 6 de julio, era detenida en una clínica en la que debía someterse a un reconocimiento médico para obtener el carné de conducir. Ese mismo día la ingresaron contra su voluntad en un hospital psiquiátrico cerrado en Múrmansk, a 1500 kilómetros al norte de Moscú.

Protestas internacionales

Organizaciones internacionales de derechos humanos como Reporteros sin Fronteras (RSF) y Human Rights Watch (HRW) expresaron entonces su preocupación por el suceso. "Tenemos suficientes datos sobre su situación que nos permiten llegar a la conclusión de que se trata de una flagrante violación de los derechos humanos", declaró Rachel Denber, directora adjunta de HRW para Europa y Asia Central. Según Denber, el hecho recordaba "demasiado los viejos tiempos soviéticos'.

Arap fue dada de alta y proseguirá su recuperación en su domicilio

El pasado 20 de agosto Larisa Arap fue dada de alta tras 47 días de encierro en los que inició una huelga de hambre y fue sometida a un tratamiento forzoso. "Arap fue dada de alta y proseguirá su recuperación en su domicilio", informó una fuente del centro psiquiátrico de Apatity a la agencia Interfax.

Pero Larisa Arap es sólo un nombre más de la lista. Antes que ella, el pasado mes de abril, el propio Garry Kasparov fue detenido cuando intentaba participar en una marcha contra Putin llamada la 'Marcha de los Disidentes'. Junto a él fueron arrestados otros 20 líderes opositores.

El 7 de octubre de 2006 la periodista rusa Anna Politkóvskaya, conocida por su oposición al conflicto checheno y al Gobierno de Vladimir Putin, fue asesinada a balazos en el portal de su casa de Moscú. Tenía 48 años y en el momento de su muerte trabajaba en un artículo sobre los abusos de las tropas rusas en Chechenia. Una de sus principales fuentes era el ex espía ruso Alexander Litvinenko , que ese mismo mes fue envenenado en Londres, donde vivía. Murió a los pocos días.