Tony Snow, el secretario de prensa de la Casa Blanca, dejará su puesto antes del fin de la presidencia de George W. Bush, aunque se desconoce la fecha exacta de su partida, anunció hoy la cadena de televisión estadounidense CNN.

El portavoz de la residencia oficial, de 52 años y aquejado de cáncer de colon, ya había dicho esta semana en una entrevista radiofónica que no sería capaz de llegar hasta el fin de la presidencia de Bush a finales del 2009 por motivos económicos.

Es padre de tres hijos y percibe un salario de 168.000 dólares, mucho menos de lo que cobraba cuando trabajaba como comentarista conservador en el canal de televisión Fox News.

Snow se ha sometido a quimioterapia desde marzo, cuando sufrió una recaída del cáncer de colon que sufría.

A pesar de los comentarios de Snow, Gordon Johndroe, uno de los portavoces de la Casa Blanca que trabaja a las órdenes de Snow, señaló hoy que éste no había comunicado oficialmente su partida.

"No soy consciente de que se haya presentado ninguna dimisión ni nada parecido", indicó Johndroe.