China Medio Ambiente
Un ciclista pedalea en un puente sobre un atasco en Pekín (China). (EFE) Michael Reynolds / EFE

Pekín amaneció con 1,3 millones de vehículos menos, de los 3 millones que circulan a diario por sus calles, en un experimento de cuatro días para reducir contaminación con vistas a los Juegos Olímpicos 2008.

Este viernes y el domingo sólo podrán circular los automóviles cuya matrícula termine en número impar mientras que el sábado y el lunes podrán hacerlo aquellos con matrículas terminados en cifra par. De esta forma se hará la primera prueba para verificar que se puede prohibir la circulación de los vehículos privados durante la duración de los Juegos.

Los conductores que violen la norma se enfrentarán a duras multas

Los conductores que violen la norma se enfrentarán a duras multas, según dice la agencia estatal, Xinhua.

Aunque es pronto todavía para medir los efectos de la medida en la contaminación ambiental, la retirada de vehículos sí se está notando en la reducción de los embotellamientos y en una mayor fluidez en la circulación de los autobuses públicos.

Se usarán diez mil autobuses y 1.900 taxis

Para responder al aumento de usuarios, durante este primer periodo de prueba se añadirán a la flota urbana 10.000 autobuses públicos y, además, su horario se extenderá una hora, dijo Liu Xiaoming, subdirector de la Comisión de Transporte Municipal.

Al mismo tiempo, 1.600 taxis serán destinados a las estaciones de tren y aeropuertos, y 300 a las sedes donde se están celebrando los test preolímpicos, añadió.

Se estima que durante los cuatro días 8,4 millones de ciudadanos de los 15 millones que habitan Pekín recurrirán al transporte público y a los taxis para desplazarse, frente a los 6,4 millones que lo hacen habitualmente.