Sara Montiel, la eterna Sara

Sara Montiel.
Sara Montiel.
ARCHIVO

Cuando los dinosaurios dominaban la tierra y Marujita Díaz no era más que un pensamiento, Sara Montiel vino al mundo y lo poseyó por entero, resplandeciente, como la estrella que es.

La artista, la cantante, la actriz, el personaje. El mito vivo. La Montiel, a sus 79 años, se subió de nuevo a los escenarios el pasado 30 de junio, con motivo de un concierto en el Auditórium Carvajal de Melilla. Y se la pudo ver tal cual es, algo más momificada que antaño, eso sí, pero ella misma, auténtica. Nuestra Sara.

Todo empezó...

Maria Antonia Abad, que es como realmente se llama, es natural de Campo de Criptana, en Ciudad Real. Desde muy pequeña su belleza cautivaba a propios y extraños, como también sus dotes artísticas, en las que mostraba un estilo cada vez más peculiar. Fue descubierta cuando cantaba una saeta en la Semana Santa de Orihuela, Alicante, hace tiempos inmemoriales. De ahí, a la gran pantalla, sólo transcurrieron unos cuantos pasos.

Su primera película de importancia, Locura de Amor, le permitió entrada en la industria cinematográfica mexicana del momento que, además, vivía una especie de época dorada. Y alguien, en Hollywood, se fijó en ella. Sara comenzó a codearse con actores de la envergadura de Gary Cooper o Burt Lancaster y también vivió su primer matrimonio, uniéndose al director Anthony Mann.

El último cuplé, estrenada en 1957, la situó como una de las artistas más taquilleras de aquella década y también la descubrió como magnífica intérprete de este género, afirmándose ante ella otra de sus exitosas carreras, la musical. Entre sus canciones, existen clásicos como La Violetera, Nena, Bésame mucho, o Fumando espero, una auténtica revelación de género.

Incomparable

Sara Montiel ha publicado más de una veintena discos y ha sido galardonada con innumerable premios, uno de los últimos, la medalla de oro de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, en 1997.

También se ha relacionado con el mundo de los programas de televisión. Fue presentadora de Sara y Punto y Ven al paralelo, y desde hace unos años es invitada estrella de Cine de Barrio, donde su asiduidad llega a confundirla con el mobiliario del plató. Publicó un libro de memorias, Vivir es un placer, en diciembre de 2000.

En lo personal, a estas alturas, Sara acumula cuatro matrimonios, entre los que destaca Pepe Tous, por ser el gran amor de su vida y con quien adoptó a sus dos hijos, Zeus y Thais, viendo así cumplido su sueño de maternidad. España se quedó patidifusa con su último paso por el altar, en 2002 y con Tony Hernández, un príncipe bastantes kilos más joven que ella, que finalmente le acabó saliendo rana al año siguiente.

Los mejores momentos de la actriz forman parte de tiempos muy remotos, pero ella, su persona, no deja de mantenerse en el interés popular. Aunque las malas lenguas del mundo rosa debaten si sus técnicas de conservación pasan por la más moderna criogenia o si Sara es más de meterse por las noches en un bote de formol, lo cierto es que ella está estupenda, y lo demuestra allá donde va, desde la satisfacción de quien se sabe conocedora en vida de su calidad de mito, deslumbrante e imperecedero.

CON MALA LENGUA

Rarezas...

Ha dicho que su madre le dio un consejo: no ser nunca ni una borracha ni una puta. Ella lo ha seguido y asegura que cumplido toda la vida. Gracias a su evolución física, el acervo humorístico del país se ha visto enriquecido, con frases del tipo "Llevas más pintura que el neceser de la Montiel" y similares.

Adora...

Luchar contra el tiempo. Ayudar a su hijo Zeus a encontrar algún talento como cantante para triunfar en el mundo de la música.

Anduvo con...

Se ha casado cuatro veces: Anthony Mann, Vicente Ramírez-Olalla, Pepe Tous y Tony Hernández. Entre sus amores sin boda: Miguel Mihura , Indalecio Prieto, Juan Plaza , Alberto González-Rubio, Joe Kantor, Maurice Ronet, Mario Montuori, Giancarlo Viola.

MÁS FAMOSOS Y FAMOSETES

Paris Hilton, la pobre niña rica

Ana Obregón, la Barbie fantástica

George Clooney, el soltero de oro

Victoria Beckham, antes muerta que sencilla

Britney Spears, la Lolita descocada del Pop

Elsa Pataky, el morbo encarnado en mujer

Brad Pitt, cara de angel, cuerpo de pecado

Lindsay Lohan, historia de una adicción

Belén Esteban, genio y figura

Mostrar comentarios

Códigos Descuento