Los usuarios de foros de algunas web proponen medidas como la implantación de emisores de ultrasonidos, el uso de carburo o vallas eléctricas en los terrenos afectados por la plaga de topillos, con el objetivo de evitar la proliferación de estos roedores.

Los internautas plantean diversas hipótesis sobre el origen de la plaga
Además, los internautas plantean diversas hipótesis sobre el origen de la plaga, así como consejos y recomendaciones para los afectados.

Son varias las webs y los foros (www.elcafedelforo.com, www.meteored.com, www.infojardin.com) en las que los visitantes escriben sobre los roedores y explican tanto experiencias personales como posibles soluciones a la plaga.

Consejos de los afectados por la plaga

  • No es aconsejable el uso de raticidas, ni arar la tierra, dada la sequedad del terreno en estas fechas.
  • Piscinillas a la salida de las madrigueras. Poner la base de una botella de agua de cinco litros semienterrada al ras de la tierra.
  • Emisores de ultrasonidos. Estos aparatos se clavan en la tierra, van a pilas y tienen un radio de acción de varias decenas de metros. No es un método caro.
  • Introducir un trapo empapado en gasolina en la entrada de las madrigueras o emplear bolitas de alcanfor en los túneles.
  • Se recomienda segar el césped dos o tres veces a la semana ya que les afecta mucho el ruido que producen las desbrozadoras.
  • Tapar las entradas de las madrigueras e introducir por una de ellas el tubo de escape de una moto.
  • Para evitar la entrada de roedores en parcelas particulares se puede levantar una barrera de plástico de entre veinte y treinta centímetros, ya que, de esta manera, sólo pasa el 10% de los topillos. Esta medida se debe utilizar combinada con un cable eléctrico, de modo que cuando el topillo se acerque a la valla de plástico o intente subir por ella, le dará una sacudida.
  • Introducir carburo por los hoyos que hacen, taparlos y regarlos. Al parecer los gases que desprende el producto y que se reparte por las galerías es mano de santo.

El carburo no sólo acaba con los topillos, sino también con todo lo que haya debajo de la tierra. Muchas internautas afirman que la mayoría de las soluciones propuestas para acabar con estos roedores son inapropiadas, debido a la enorme capacidad de adaptación de estos bichos.

Aseguran que los topillos mueren a una temperatura de ocho grados bajo cero. Señalan como la causa principal del origen de la plaga en la región, el monocultivo de cereal, que ocupa de modo artificial la totalidad de las áreas agrícolas de Castilla y León.