Barbero
El concejal de Salud, Seguridad y Emergencias de Madrid, Javier Barbero, es increpado por policías a la salida de las dependencias municipales. EFE

Unos 300 policías municipales convocados por el Colectivo Profesional de Policía Municipal (CPPM) se han concentrado este martes en la Plaza de la Villa por la "falta de diálogo" con el área que preside el delegado de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero, al que han perseguido por toda la calle Mayor al grito de "dictador" y que ha tenido que 'refugiarse' en un bar junto al director general de la Policía Municipal, Andrés Serrano.

Durante la protesta, uno de los manifestantes —todos policías municipales— no ha dudado en agredir a una periodista arrancándole el móvil de las manos y lanzándose a otra periodista que estaba cubriendo la información.

Uno de los manifestantes no ha dudado en agredir a una periodista arrancándole el móvil de las manos.

Barbero, que había salido de la comisión ordinaria de Seguridad, no ha dudado en hacerlo por la puerta principal de la Casa de Cisneros, donde se oía a los manifestantes con lemas como "Menos abrazos, más seguridad" y "Sí se puede".

Entre los sindicatos presentes estaban CPPM, CSIT y CSI-F. Barbero ha asegurado que sí ha habido reuniones con los sindicatos y que la última fue el viernes pasado. El desmantelamiento de una de las Unidades Centrales de Seguridad (UCE), conocida popularmente como la unidad antidisturbios de la Policía, fue "la gota que colmó el vaso" a ojos de los manifestantes.

Javier Barbero ha explicado a la prensa que las dos UCE "se han quedado en una, es decir, que no se desmantelan". Lo que hace el área es "fortalecer las 22 unidades integrales de distrito porque es el trabajo de la Policía Municipal por excelencia".

"Los recursos hay que sacarlos de algún sitio en aras de una reorganización que estamos haciendo. Siempre va a haber unidades de refuerzo en los distritos. Hay que mesurarlas en función de los recursos que tenemos y de las prioridades", ha informado.

Barbero se queja de la Policía Nacional no haya intervenido

Javier Barbero se ha quejado de que la Policía Nacional no haya intervenido en el "acoso" que ha sufrido por parte de los 300 policías municipales que se han manifestado en la Plaza de la Villa y que, posteriormente, le han perseguido por toda la calle Mayor al grito de "dictador".

"Me llama mucho la atención que los antidisturbios de la Policía Nacional no han intervenido cuando en principio era una concentración que luego se ha convertido en manifestación y en acoso", ha señalado Barbero en declaraciones a la Cadena Ser.

Asimismo, ha aseverado que no se plantea interponer una denuncia pero que, a su juicio, "hay funciones que tienen determinados cuerpos que tienen que cumplir", lo que es "labor de la Delegación del Gobierno". Barbero ha asegurado sentirse "tranquilo" pero también "triste" ante los insultos recibidos. Además, ha manifestado que el viernes se reunió con los sindicatos y que está trabajando con ellos.

"Simplemente lo que hemos hecho es que había dos unidades, una de las unidades la hemos reforzado con parte de los de la otra unidad y los otros han ido a fortalecer los distritos que es el trabajo fundamental de la Policía Municipal", ha explicado. En esta línea, ha ratificado que "las decisiones han sido las adecuadas, pensando en los ciudadanos de Madrid". 

Consulta aquí más noticias de Madrid.