Después de que Ciudadanos expulsase de sus filas a la hasta ahora portavoz de la formación naranja en el Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra (Sevilla), Esther Ruiz Lara, por incumplir supuestamente sus funciones y obligaciones como cargo público, la edil ha negado que incurriese en "dejación de funciones" o "desobediencia". Ruiz alega que su expulsión deriva de una "venganza" y señala que la ha recurrido ante el comité de garantías de C's, llegando a "los tribunales" si el partido no se retracta.

Según Ciudadanos, Esther Ruiz Lara, que goza de régimen de dedicación exclusiva en el Ayuntamiento alcalareño, no estaría "cumpliendo" con sus responsabilidades y obligaciones como representante pública, dado que no estaría asistiendo a las juntas de portavoces o las comisiones delegadas de los plenos, por ejemplo, y el propósito de Ciudadanos es "regenerar la política y las instituciones".

Dado el caso, Esther Ruiz y su abogado, José Antonio del Olmo, han expuesto en rueda de prensa que el expediente de expulsión promovido contra ella argumenta "dejación de funciones" y "desobediencia" a las estructuras del partido. La edil, que ha recurrido ante el comité de garantías de Ciudadanos la decisión adoptada en cuanto a su expulsión, dado que el acto "no es firme", sostiene no obstante que todo deriva de que ella ha denunciado que Ciudadanos "no ha hecho correctamente las cosas a nivel territorial", siendo además objeto de una "venganza" por parte de otro miembro de C's.

"acuerdo verbal"

Ruiz y su abogado, en ese sentido, han defendido que la edil ha acudido a todas las sesiones plenarias excepto a una en la que un "parte oficial de baja" probaría la "enfermedad" que sufría aquellos días. En cuanto a la incomparecencia a las sesiones de la junta de portavoces y las comisiones informativas del Ayuntamiento, han alegado que entre las dos ediles de Ciudadanos en Alcalá mediaba un "acuerdo verbal", según el cual Esther Ruiz era quien se "volcaba" en la elaboración de las mociones y propuestas y la asistencia a tales órganos quedaría en manos de su compañera, que no ostentaba la Portavocía.

Sobre la aludida "desobediencia" al partido, han defendido que Ester Ruiz no ha "recibido ninguna instrucción por escrito", ni siquiera en lo referente al apoyo de C's al PSOE en el pleno de investidura para que el socialista Antonio Gutiérrez Limones revalidase la Alcaldía. "No se puede probar la desobediencia a consignas concretas del partido", han defendido.

Víctima de una "venganza"

A su juicio, el expediente de expulsión deriva de que Esther Ruiz ha dicho "lo que no está bien hecho" en la estructura territorial de Ciudadanos en Sevilla. "Confiaba y confío en el proyecto de Ciudadanos. No he perdido la confianza", han expuesto opinando que las medidas emprendidas contra ella son fruto además de una "denuncia expresa por venganza, con mentiras y falacias, de un miembro del partido que fue personal de confianza" precisamente en el grupo municipal.

De cualquier modo, defienden que la resolución de expulsión "no es firme" y avisan de que acudirán "a los tribunales ordinarios" de Justicia en caso de que la comisión de garantías de C's la ratifica. Entretanto, defienden que Eshter Ruiz conserva "a todos los efectos" la militancia y la portavocía municipal de C's.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.