Las obras para hacer del puerto de Palamós un puerto Schengen han empezado este lunes, y costarán 193.000 euros para poder adecuarlo a la normativa que se exige para tal fin.

Según un comunicado de la Generalitat, los trabajos consistirán en la creación de un espacio para poder separar a los turistas con la construcción de una zona donde se realizaran los controles, así como un porche para cobijarse de la lluvia.

En total se pasará a tener un espacio de 255 metros cuadrados y se espera que terminen en el mes de abril justo cuando empieza la temporada de cruceros en Palamós; el año pasado el puerto gerundense recibió 37 cruceros i un total de 40.800 cruceristas.

Consulta aquí más noticias de Girona.