El Pleno del Parlamento ha expresado este lunes, por unanimidad, su rechazo al ERE de la empresa pública Tragsa y su petición al Gobierno de Cantabria (PSOE-PRC) de que se dirija al Ejecutivo central (PP), actualmente en funciones, a fin le "revertir" este expediente de regulación —que se ha ejecutado en parte y ha llevado al despido a seis trabajadores en la región— y solicite la readmisión de los trabajadores despedidos.

Aunque todos los grupos (PP, PRC, PSOE, Podemos y grupo mixto-C's) han coincidido en votar 'sí' a la iniciativa y en expresar su apoyo y solidaridad a los trabajadores despedidos, en el debate no han faltado acusaciones y reproches entre los mismos.

Así, PSOE y Podemos han culpado a la reforma laboral aprobada por el PP en 2012 de que se puedan llevar a cabo este tipo de EREs en empresas que, según han apuntado casi todos los grupos, actualmente no presentan pérdidas y están contratando a trabajadores eventuales mientras despiden a fijos.

"Este ERE es el paradigma de la intención de la reforma laboral del PP", ha afirmado el socialista Guillermo del Corral, quien ha subrayado que si el PSOE llega al Gobierno de España la derogará y también parte de la aprobada en 2010 por el Ejecutivo presidido por José Luis Rodríguez Zapatero.

Por su parte, la formación podemita ha criticado no solo la reforma aprobada por los 'populares' sino también a la promovida en 2010 por el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero y ha confiado en que el próximo Ejecutivo central "derogue las dos" y "fortalezca" los mecanismos de negociación que "corrija" la, a su juicio, situación de ventaja de la empresa sobre los trabajadores.

Durante el debate de esta iniciativa, que se ha llevado en un formato similar a otros parlamentos autonómicos, el diputado podemita José Ramón Blanco ha reclamado al Gobierno de España que "utilice todos los recursos para revertir el ERE y que sean readmitidos los trabajadores readmitidos".

A pesar de realizar su petición, ha afirmado que "mucho se teme" que su petición no tenga efecto sobre el Gobierno que preside, actualmente en funciones, el 'popular' Mariano Rajoy, un Ejecutivo que, según Blanco, ha "incrementado la precariadad y la desigualdad" y ha "recortado" derechos sociales y laborales.

Por su parte, el PP ha votado a favor de esta proposición no de ley de los socialistas pese a considerar que está "muy mal planteada", es "muy oportunista" y es, a su juicio, un ejercicio de "cinismo político".

Y es que el diputado 'popular' Luis Carlos Albalá ha criticado que en la iniciativa no se pida al Gobierno de Cantabria que medie y se implique en la negociación con esta empresa dependiente de la SEPI, como —ha dicho— sí ha ocurrido en otras comunidades, como Extremadura o Castilla y León.

"Un problema de despidos es competencia directa del Gobierno regional", ha dicho Albalá, quien ha pedido al bipartito PRC-PSOE que "deje de ponerse de perfil" y de "echar balones fuera".

Tras escuchar al 'popular', Del Corral, diputado autonómico del PSOE y senador, ha criticado que el PP hable de "cinismo político" cuando, según ha dicho, su partido ha defendido en Cantabria una cosa y ha votado "todo lo contrario" en Madrid.

Además, ha acusado a Albalá de tener un "profundo desconocimiento" de la organización de Tragsa y ha asegurado que en las comunidades autónomas donde el Gobierno ha intervenido en la solución es porque la empresa tiene unidad organizativa autónoma en esta empresa lo que —ha dicho— no ocurre en Cantabria.

Por su parte, desde el grupo mixto-C's ha considerado una "incongruencia" que Tragsa aplique un ERE cuando está contratando trabajadores eventuales y mejorando ingresos mientras despide a fijos y ha confiado en una "solución consensuada" para "revertir" el conflicto entre la empresa y los trabajadores y ha opinado que la "voluntad política" pueda intentar solñuciones los problemas que puedan surgir.

Y el PRC, partido junto el PSOE que sustenta al Gobierno, ha advertido de las consecuencias que puede tener en Cantabria este ERE en las labores que la empresa realiza en materia de extinción de incendios o en Picos de Europa, entre otros ámbitos.

En la iniciativa socialista, se pide al Gobierno de Cantabria que reclame al central para que la dirección del grupo abra una mesa de diálogo con la representación legal de los trabajadores que permitan plantear un nuevo plan empresarial para el mismo e incrementar su capacidad de producción y empleo.

El ERE de Tragsa fue planteado en 2013, si bien en 2014 la Audiencia Nacional lo anuló, si bien el pasado noviembre el Tribunal Supremo permitió al grupo Tragsa despedir a 1.336 personas en el conjunto del Estado de las que, aproximadamente 14 serían en Cantabria, 14 en Tragsa y cero en Tragsatec, rondando el 15 por ciento de la plantilla de Tragsa, materializándose seis despidos antes de que se decidiera paralizar el ERE sin llegar a la mitad de su ejecución.

Coinciendo con el debate de esta inicitiva, parte de los trabajadores de Tragsa y su comité de empresa se han concentrado este lunes, antes del inicio del Pleno, frente al Parlamento, con una pancarta en la que pedían la readmisión de los despedidos.

A ellos, se dirigió el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, a su llegada al Parlamento, que se interesó por las gestiones que están llevando a cabo las distintas Administraciones.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.