La bolsa de Nueva York anotó hoy una fortísima bajada, afectada por los temores de que se produzca una crisis de magnitud en el mercado de crédito, tras los anuncios de BNP Paribas, AIG y la inyección de liquidez de los bancos centrales de Europa y EE.UU.

Según cifras disponibles al cierre, el Dow Jones de Industriales, el indicador más importante de Wall Street, perdió 387,18 puntos, un 2,83 por ciento, hasta los 13.270,68 unidades, la segunda mayor baja medida en puntos en el año y la más fuerte en términos porcentuales desde marzo de 2003.

La crisis se produjo tras los anuncios de BNP Paribas, AIG y la inyección de liquidez de los bancos centrales de Europa y EE.UU

. El mercado tecnológico Nasdaq registró un descenso de 56,49 puntos, un 2,16 por ciento, hasta las 2.556,49 unidades.

En cuanto al resto de indicadores, el selectivo S&P 500 bajó 44,4 puntos, un 2,96 por ciento, hasta las 1.453,09 unidades, mientras que el tradicional NYSE retrocedió 296,89 puntos, un 3,05 por ciento, hasta las 9.449,31 unidades.

El mercado tradicional NYSE movió un total de 5.831 millones de acciones, frente a los 3.526 millones del Nasdaq.

De las empresas contratadas en el mercado neoyorquino, 740 subieron, 2.544 bajaron y 63 se mantuvieron sin cambios.

En el mercado secundario de deuda, las obligaciones a diez años registraron una fuerte subida en los precios, de manera que la rentabilidad -que se mueve de forma inversa- bajó hasta el 4,77 por ciento desde el 4,86 por ciento del cierre del miércoles.

La suspensión de BNP Paribas

El mayor banco francés, el BNP Paribas, informó la suspensión temporal de los giros de capital desde tres fondos de inversión que poseen activos por cerca 2.200 millones de dólares (1.600 millones de euros).

Esto, debido a que cerca de un tercio de sus posiciones son en bonos que utilizan como colateral deudas hipotecarias de baja calidad, títulos cuyo valor señaló que ya no puede calcular de manera confiable debido a las turbulencias en el mercado estadounidense.

A esto se suman las declaraciones de AIG, la mayor aseguradora del mundo, que indicó que espera un aumento de las deudas morosas e impagadas en el mercado inmobiliario.

Los analistas explican que están a punto de caducar una serie de créditos con tasa de interés variable en EE.UU que fueron contratados durante los años del "boom" inmobiliario.

Los tipos de interés de estos créditos, que se reajustan por lo general tras un período de uno a 10 años de tasas preferenciales, subirán con fuerza en los próximos meses y se teme que eso desencadene una nueva ola de tomas de posesión de viviendas por parte de los prestamistas.

En tanto la crisis del mercado crediticio de EE.UU, llevó al Banco Central Europeo (BCE) a responder con una inyección de liquidez hasta ahora sin precedentes para tranquilizar a los mercados financieros.

El BCE adjudicó en una subasta de financiación rápida, llamada de "ajuste fino", 94.841 millones de euros (130.880 millones de dólares), cantidad que supera los 69.300 millones de euros (95.634 millones de dólares) inyectados el 12 de septiembre de 2001, un día después de los atentados de Nueva York.

Al mismo tiempo, la Reserva Federal estadounidense (FED) puso a disposición del sistema financiero 24.000 millones de dólares en reservas temporales, la mayor cantidad desde el pasado junio. Asimismo, el temor a la crisis crediticia golpeó al resto de bolsas mundiales.