La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha dictado este martes el primer bando de su legislatura sobre la nueva campaña de sensibilización de limpieza, que incluye el reparto de más de 38.000 ceniceros de bolsillo.

Con este bando, Carmena quiere animar a los madrileños a colaborar para conseguir el reto de estar "orgullosos" de la capital. Además de la distribución en papel del bando se ha realizado un 'vídeo bando' que se difundirá a través de las redes sociales, ha informado el Ayuntamiento.

La publicación de este bando marca el comienzo de la segunda fase de la campaña de sensibilización que inició el Ayuntamiento el pasado mes de octubre para incrementar la colaboración de la ciudadanía en el mantenimiento de la limpieza de la ciudad.

Los ceniceros de bolsillo pueden ser recogidos por los ciudadanos interesados en cualquiera de las 21 Juntas Municipales de Distrito y en la sede del Ayuntamiento de Madrid, en el Palacio de Cibeles (calle Montalbán, 1).

Posteriormente, además de estos puntos fijos de distribución, se pondrá en marcha la llamada 'Caravana Sin Filtros' que "de manera itinerante" recorrerá los distintos barrios de la ciudad para repartir los ceniceros portátiles. También está en marcha 'Madrid sin filtros', una web en la que los ciudadanos pueden encontrar fácilmente información relativa a este residuo "tan habitual en las calles de Madrid".

En el bando, Carmena afirma que Madrid "tenía fama de ciudad limpia", pero reconoce que ha perdido esa condición. "Mucho me parece que viene de ese menosprecio de lo público tan constante y repetido durante años. Tal menosprecio se concreta en la ciudad en el espacio compartido. Ese cuestionamiento de lo colectivo nos lleva a sentir que lo que es de todos pareciera que no es de nadie y que no importa entonces ensuciar", añade la regidora.

Ante las "conductas reprobables" en lo relativo a la limpieza, la alcaldesa se cuestiona si "no sería mejor cooperar y no hacer necesario el incremento de multas". "Madrid al cielo, sí; al suelo, no", recalca Carmena, que rememora el argumento que utilizó Tierno Galván en el bando de limpieza que dictó en 1979.

Tras subrayar que la capital se gastará este año 215 millones de euros en limpieza, 80 en incinerar y valorizar residuos y 150 millones en recoger residuos de viviendas y locales, la alcaldesa dice que "una ciudad limpia no es la que más se limpia, sino la que menos se ensucia" y esgrime que "no se trata solamente de contar con más y más personal".

Consulta aquí más noticias de Madrid.