Valladolid registró un 4,61 y un 6,86 por ciento más de viajeros y de pernoctaciones, cifradas en 380.326 y 658.798, respectivamente, a lo largo del pasado año 2015, periodo en el que se consiguió desestacionalizar el turismo y se alcanzó un importe total de gasto próximo a los 119 millones.

Así lo ha anunciado este martes la concejal de Cultura y Turismo, Ana Redondo, quien en rueda de prensa ha calificado de "muy importante y muy relevante" el incremento experimentado tanto en viajeros como en pernoctaciones en 2015 con respecto a 2014, superior a la media nacional, lo que le ha llevado a asegurar que se ha "ganado la batalla" de las pernoctaciones.

En este sentido, ha precisado que son incluso superiores a las contabilizadas por el INE ya que incluyen las "no regladas", como las vinculadas a apartamentos privados, punto en el que ha pedido a la Junta "más concreción" en su propuesta de regulación para unas alternativas que generan "dificultades".

Redondo ha vinculado la mejora de los datos a la recuperación económica, que conlleva un incremento de las cifras del turismo español de mano de acontecimientos como la Semana Santa, las fiestas patronales o la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci), y también a la recuperación del turismo internacional.

De hecho, los datos arrojados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) presentados este martes por el Ayuntamiento muestran un crecimiento del 9,05 por ciento de viajeros internacionales (70.797 frente a 64.919) y del 11,92 por ciento en el caso de las pernoctaciones que realizaron (124.459 frente a 111.205).

Franceses, británicos y estadounidenses fueron los visitantes más numerosos en Valladolid el pasado año aunque, de cara al presente ejercicio, el Ayuntamiento seguirá trabajando en el mercado asiático, en concreto en China (ya se han establecido contactos con la provincia de Yunnan, con 46 millones de habitantes), y en India, país con el que la ciudad mantiene una especial relación de mano de la Casa de la India y cuyas relaciones pueden ampliarse en un posible viaje pendiente de realizar en marzo.

En el caso de los viajeros españoles, castellanoleoneses (30,49 por ciento), madrileños (21,97 por ciento), andaluces (6,65 por ciento), valencianos (5,46 por ciento), vascos (5,16 por ciento), manchegos (4,56 por ciento), gallegos (4,48 por ciento) y catalanes (4,11 por ciento) fueron los principales visitantes de Valladolid el pasado año.

En lo que al perfil del visitante se refiere, responde a una persona de entre 35 y 54 años, con estudios universitarios en más del 55,14 por ciento de los casos, ligeramente más masculino (50,17 por ciento) que femenino (49,83 por ciento) y con profesiones liberales, según Ana Redondo, quien ha incidido en la "sorpresa" que les causa la ciudad, de la que valoran especialmente la conservación de los monumentos, el cuidado del entorno urbano, la oferta cultural, la amabilidad de la gente o el cuidado del medio ambiente y la naturaleza, entre otros.

La desestacionalización, "CLAVE"

"Somos un destino turístico que atrae cada vez a más viajeros", ha asegurado antes de incidir en la "estabilidad" alcanzada el pasado año de mano de la desestacionalización del turismo, "una de las claves del sector" y que se refleja en las cifras alcanzadas en los meses de verano, en los que la "competencia" de sol y playa es mayor.

Esos datos han llevado a la edil a afirmar que el turismo cultural, gastronómico y enológico de Valladolid, "que es de alta calidad", es "competitivo" incluso en los meses del año donde la competencia es mayor, punto en el que ha ubicado la importancia "clave" de la participación de Valladolid en redes como Saborea España o la de Ciudades AVE, que han permitido acercar más turistas a Valladolid y favorecer que lleguen y no solo que salgan.

En un escenario de "futuro halagüeño" para la ciudad en lo que al turismo se refiere ha ubicado la concejal la presentación, a finales de febrero, del Plan Estratégico del Turismo, que será la "hoja de ruta" y en el que se trabaja junto a los sectores implicados para detectar las debilidades y las fortalezas.

En ese mismo momento se presentará, además, la Mesa del Turismo, que servirá para evaluar el trabajo realizado y en el que se contará también con la presencia de los agentes implicados "para ayudar al Ayuntamiento a seguir mejorando las cifras". Además, se prevé incluir presencia ciudadana y del sector comercial, ha precisado.

En el apartado de las "debilidades" figura la promoción, tanto nacional como internacional, de Valladolid, cuya imagen no se corresponde con su realidad de "ciudad abierta" en la que las cosas se hacen "bien o muy bien", según la edil, quien ha adelantado que se trabaja en el diseño de paquetes turísticos de fin de semana y puentes que incorporen, además de los bienes patrimoniales, gastronómicos y enológicos, la oferta cultural de la ciudad.

Si a esa propuesta se suma el turismo de congresos se conseguirá el objetivo de mejorar las cifras turísticas en 2016 teniendo en cuenta, además, que este año se espera también que la Semana Santa sea "un éxito como siempre", para lo que desean que el tiempo "acompañe".

Asimismo y según se recoge en la documentación aportada por el Ayuntamiento, "al alza" está también el turismo idiomático ya que cada vez llegan más alumnos extranjeros para aprender o perfeccionar la lengua española. En concreto, de 3.536 contabilizados en 2014 se pasó, el pasado año, a 3.939. En este aspecto, también ha aumentado el promedio de semanas contratadas por estos mismos estudiantes, que ha pasado de 7,57, del año anterior a 8,49, de los últimos doce meses.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.