El presidente de la Confederación Regional de Organizaciones Empresariales de Murcia (CROEM), José María Albarracín, ha respaldado a los regantes del trasvase Tajo-Segura y los de la Vega Alta en su petición de dimisión del actual presidente de la CHS, Miguel Ángel Ródenas, debido a su actuación ante la situación "precaria" que atraviesa la cuenca.

Por su parte, el presidente del Gobierno regional, Pedro Antonio Sánchez, ha llamado a la "responsabilidad" a todo el mundo, con el fin de que "todos hagamos lo máximo y así se perciba por todos". Mientras tanto, ha asegurado que el Ejecutivo autonómico va a "seguir haciendo lo máximo para asegurar el agua que Murcia necesita".

Por ejemplo, ha destacado que el Gobierno regional está hablando con el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y ha "solucionado muchas cosas" en estos meses, por lo que pide que "todo el mundo esté ahí", tal y como "están los empresarios y la Mesa del Agua, que son un ejemplo en la pelea diaria por conseguir algo en lo que nos jugamos tanto".

Albarracín y Sánchez han contestado de esta manera en una rueda de prensa y al ser preguntados por los regantes, que piden la dimisión o cese del actual presidente de la CHS, Miguel Ángel Ródenas, por considerar que "no es la persona idónea" y ante "su pasividad", ya que se ha convertido "en un verdadero obstáculo para el desarrollo de la cuenca", poniendo "palos en las ruedas en vez de buscar una solución".

En este sentido, Albarracín ha ratificado que CROEM "siempre estará al lado de nuestros regantes, fundamentalmente, de nuestros agricultores y de nuestras empresas exportadoras del sector agroalimentario", por lo que ha respaldado "cualquier demanda que hagan".

Ha recordado que la Mesa del Agua, a la finalización de su última reunión, ya exigió al presidente de la CHS que actuara "de la forma más urgente posible" porque "estábamos realmente en una situación precaria", sobretodo, después de que el Gobierno de la Región de Murcia realizara "una tarea fundamental y un trabajo excepcional que no se podía perder y lo que había que hacer era ponerlo en marcha lo antes posible".

Por su parte, Sánchez ha indicado que su Gobierno pide que "todos hagamos todo lo posible y aún más" para "garantizar que no falte el agua en la Región de Murcia ni a nuestros regadíos", con el fin de "mantener empleos y la prosperidad y competitividad de nuestras empresas del sector primario".

"Esto es lo que el Gobierno regional hace y pide que haga todo el mundo", según ha insistido Sánchez, quien ha puntualizado que "hoy, el esfuerzo en una parte importante de nuestra economía, es asegurar el agua, que es insuficiente, pero toda la posible y de la que seamos capaces".

Todo ello, ha advertido, ante las "amenazas externas, que cada día son mayores o, por lo menos, suenan más". Por ejemplo, ha destacado que hay "amenazas externas de comunidades autónomas vecinas gobernadas por otro partido político que quiere cerrar literalmente el grifo del Tajo".

Asimismo, ha criticado las "amenazas" de Cataluña, cuyo presidente regional "alienta manifestaciones en contra del plan de cuenca del Ebro, que ha sido aprobado por el Gobierno de España, igual que aprobó los planes del resto de cuencas y es el primer paso para un futuro Plan Hidrológico Nacional (PHN), imprescindible, por cierto".

Frente a ello, Sánchez reclama que "tenemos que estar unidos y, sobretodo, hacer todo lo posible para que se asegure el agua que Murcia necesita".

En concreto, apuesta por adoptar ahora "medidas, si quieren paliativas, pero urgentes" tal y como dice CROEM y la Mesa del Agua. Ha reconocido que las medidas "no son definitivas pero son urgentes, porque si ahora no ponemos en marcha éstas, quizá lleguemos tarde para el resto; y esto nos tiene que mantener vivos hasta conseguir el PHN que España necesita, Murcia especialmente".

Consulta aquí más noticias de Murcia.