Leo De Watts, un emprendedor de 27 años, ha ganado miles de dólares vendiendo aire de campo de Inglaterra embotellado a compradores chinos, según una información publicada por CNN.

Este joven empresario afirma que sus botellas, de 580 mililitros y que vende a 80 libras la unidad (unos 102 euros), están siendo muy demandadas en el país asiático, principalmente por la alta polución instalada en ciudades como Pekín y Shangái.

Desde que pusiera en marcha su compañía el año pasado, llamada Aethaer, De Watts lleva vendidos cientos de contenedores de aire limpio proveniente de lugares como Dorset, Somerset y Galés.

"Muchas veces cumplimos con pedidos a medida, tenemos clientes que quieren aire con unas características muy concretas", afirma De Watts en uno de los vídeos promocionales de su empresa.

De Watts y sus trabajadores cosechan el aire que después venden valiéndose de grandes redes. Después, lo sellan en recipientes de cristal y los comercializan por todo el mundo.