Oficina de Correos
Una oficina de correos. Archivo

Agentes del Grupo de Delitos Económicos y Financieros, del Cuerpo Nacional de Policía de Murcia, detuvo y puso a disposición judicial, a un empleado de Correos, como presunto autor de un delito contra la inviolabilidad de la correspondencia, y varios robos con fuerza, utilizando tarjetas de crédito que sustraía de las cartas que repartía con destino a ciudadanos titulares de las mismas.

Los agentes policiales tuvieron conocimiento de los hechos a través de denuncias realizadas, en las que los perjudicados manifestaban que les habían realizado extracciones de dinero en cajeros automáticos con sus tarjetas de crédito.

Casualmente, las extracciones se producían siempre en fechas anteriores a que la recibieran por correo, junto con el pin, o número secreto inicial.

Tras varios meses de investigaciones, la Policía identificó al detenido, empleado fijo de correos como presunto autor de los robos.

Retenía las cartas hasta hacerse con el número secreto de la tarjeta
El cartero de 44 años e identificado como J.L.L, seleccionaba las cartas donde, al tacto, detectaba si se remitían las tarjetas. Luego, retenía las tarjetas durante unos días hasta la llegada de otra carta posterior donde se enviaba al titular de la tarjeta el numero secreto o pin.

Posteriormente, realizaba la extracción en los cajeros automáticos de diversas cantidades de dinero, siendo la más frecuente cantidades de 300 euros.

Una vez utilizada repetidas veces las tarjetas, las depositaba en los buzones de los titulares destinatarios, quienes no advertían las extracciones hasta que se producía la primera liquidación bancaria, circunstancia que dificultaba el descubrimiento de los hechos.

Con este método se estima que produjo 60 robos, con un importe total defraudado de 43.700 euros.

En el registro efectuado en el domicilio del autor se le intervinieron cuatro tarjetas con sus correspondientes pins, de las que dos de ellas ya había realizado extracciones dinerarias.