El ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en funciones, Alfonso Alonso, espera "un castigo ejemplar" para los dos titiriteros acusados de un delito de enaltecimiento del terrorismo después de que mostraran un cartel con el texto 'Gora Alka-ETA' en la representación infantil que realizaron este viernes en Tetuán (Madrid) dentro de la programación municipal del Carnaval 2016.

"No se puede hacer apología del terrorismo" ni "trasladar fobias y visiones tan negativas a niños de seis años" ha sentenciado Alonso, que se ha mostrado "indignado, como todo el mundo", "como ministro y como padre de familia", ha apostillado. "¿Estamos locos?", se ha preguntado a continuación.

El titular de Sanidad en funciones ha hecho estas declaraciones esta tarde en Santander, a propósito de lo ocurrido ayer en Madrid, y justo al tiempo que la Fiscalía ha solicitado al juez de guardia de la Audiencia Nacional prisión incondicional para los dos titiriteros.

A preguntas de los medios, Alonso ha considerado que sería "bueno" hacer una reflexión a raíz de lo ocurrido pues, a su juicio, "descuidamos lo más importante que tenemos, que son los niños", y "despreciamos" la labor pedagógica que tenemos que hacer con la infancia, que "hacemos por una ideología propia", ha agregado.

Por todo lo anterior, y teniendo en cuenta que "lo más importante" de una sociedad que "se considera avanzada" es que "cuida y protege adecuadamente a sus niños", el ministro espera que el castigado a los dos titiriteros sea "ejemplar".

PRISIÓN

El Ministerio Público considera que los dos actores deben ser enviados a la cárcel debido a la reiteración en la gravedad del hecho y que los destinatarios del mensaje eran niños, han informado fuentes fiscales a Europa Press.

Los dos acusados son miembros de la compañía Títeres desde Abajo, que representaron en Tetuán el viernes por la tarde la obra 'La bruja y don Cristóbal', programada por el Ayuntamiento de Madrid, en la que mostraron el ahorcamiento de un juez, el apuñalamiento de una monja, y un cartel de 'Gora Alka-ETA'.

Los padres asistentes avisaron a la Policía, siendo los primeros en personarse en el lugar efectivos de la Policía Municipal. Estos arrestaron a los titiriteros y les trasladaron a la Brigada Provincial de Información, en Moratalaz, donde han pasado la noche y se les ha tomado declaración hasta esta mañana, cuando se les ha trasladado a la Audiencia Nacional.

Allí, el juez central de instrucción número 2, Ismael Moreno, les toma declaración bajo la acusación de un delito de enaltecimiento de terrorismo. El artículo 578 señala que este delito "se castigará con la pena de prisión de uno a tres años y multa de doce a dieciocho meses".

En la puerta de los juzgados se ha concentrado una decena de personas para apoyar a los dos detenidos.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.