La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Violante Tomás, presentó hoy en Murcia el Manifiesto institucional con motivo del Día Mundial de la Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina, en un acto en el que también participó la consejera de Sanidad, Encarna Guillén, en el que ambas condenaron la ablación en nombre del Gobierno regional y se anunció además un protocolo para prevenir la mutilación genital femenina en la Región.

Tomás subrayó que "el Gobierno regional y la sociedad murciana muestran su condena más firme a esta práctica cruel e inhumana, concentrada sobre todo en los 29 países de África y Oriente Medio, donde más de 125 millones de mujeres y niñas vivas actualmente han sido objeto de la mutilación genital femenina".

En Europa, añadió, "la cifra ronda el medio millón, según datos del Parlamento Europeo; y, en España, casi 17.000 niñas corren el riesgo de ser víctimas de esta práctica", según han informado fuentes del Gobierno regional en un comunicado.

La consejera de Sanidad, Encarna Guillén, avanzó en el acto que el Gobierno regional tiene previsto impulsar un protocolo sanitario regional para la prevención de la mutilación genital femenina, conforme al Protocolo Común para combatir este tipo de violencia contra la mujer que, por primera vez, se ha elaborado en España y que fue aprobado en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud en 2015.

El proyecto tomará forma a partir de una comisión regional de la que deberán formar parte todos los sectores implicados y que será la encargada de aplicar las directrices del protocolo común a las necesidades de la Región.

De este modo, el Colegio de Enfermería de la Región de Murcia y la Asociación DEMUSA presentaron esta semana en Murcia un primer protocolo que servirá como herramienta de trabajo para completar el proyecto regional.

La Consejería de Sanidad pretende extender este protocolo en todas las Áreas de Salud de la Región, apoyándose en las consultas de Atención Primaria, especialmente en las de pediatría en las que las menores son sometidas a revisiones periódicas, así como en los servicios de urgencia, donde también se detectan casos de violencia contra las mujeres y maltrato infantil.

Con esa finalidad, se valorarán y analizarán otras acciones y programas ya en desarrollo como el Programa Integral de Atención a la Mujer (PIAM), en el que se plantean medidas relacionadas con los factores psicosociales de género, entre los que están recogidos el maltrato y la violencia, así como acciones en materia de salud sexual.

Día mundial

Esta fecha se conmemora cada año con el objetivo de pedir tolerancia cero hacia esta intervención que, además de poner en peligro la salud y la vida de niñas y mujeres, supone una vulneración de sus derechos.

La lectura de manifiesto contó con la presencia de representantes de las asociaciones Avida, Acum, Cermi Mujer, Ahige, Thader, Católicas Separadas, Federación de Centros de la Mujer, Cepaim, el Colegio Oficial de Enfermería de la Región de Murcia y Jesús Abandonado, entro otras.

Esta práctica comprende todos los procedimientos consistentes en alterar o dañar los órganos genitales femeninos por razones que nada tienen que ver con decisiones médicas, y es reconocida internacionalmente como una violación de los derechos humanos de las mujeres y niñas.

Igualmente, es causa de hemorragias graves y otros problemas de salud tales como quistes, infecciones e infertilidad, así como complicaciones en el parto y un mayor riesgo de muerte de recién nacidos.

Tomás explicó que "la mutilación genital femenina se practica en niñas en algún momento de sus vidas entre la infancia y la adolescencia, concretamente, entre la lactancia y los 15 años". Este dato, añadió, "refleja una desigualdad entre los sexos muy arraigada, y constituye una forma extrema de discriminación contra mujeres y niñas".

Y es que, la práctica "viola sus derechos a la salud, la seguridad y la integridad física, el derecho a no ser sometidas a torturas y tratos crueles, inhumanos o degradantes, y el derecho a la vida en los casos en que el procedimiento acaba produciendo la muerte", remarcó.

Para abandonar la práctica de la mutilación genital femenina es necesario realizar esfuerzos sistemáticos y coordinados que involucren a todas las comunidades sociales, enfocados a la defensa de los derechos humanos y a la igualdad de género.

"Estos esfuerzos deben hacer hincapié en el diálogo social y en el empoderamiento de las comunidades para actuar colectivamente y poner fin a esta práctica. También deben atenderse las necesidades de salud sexual y reproductiva de las mujeres y niñas que sufren sus consecuencias", declaró la consejera.

Objetivos de desarrollo

Los 17 puntos conocidos como los Objetivos de Desarrollo Sostenible tienen como meta transformar el mundo en los próximos 15 años. Se basan en el éxito de las metas de los Objetivos de Desarrollo del Milenio adoptados en el año 2000, que han ayudado a mejorar las vidas de millones de personas en todo el mundo.

"Y, sobre esa meta, nos manifestamos apoyando a las comunidades que trabajan en la Región de Murcia para poner fin a la mutilación genital femenina, con la potenciación de los grupos más destacados que defienden la abolición de esta práctica y el respaldo a los profesionales que se oponen a ella", declaró.

En cuanto al alcance de esta práctica, la consejera recalcó que "no es sólo una cuestión que afecta a África o a Oriente Medio, sino que esta violación de los derechos humanos de millones de niñas y mujeres se ha extendido por los países europeos; también a España, cuyo Código Penal castiga cualquier tipo de mutilación. Debemos estar concienciados de que la erradicación de esta cruel práctica es cuestión de todos y todas", añadió.

La mutilación genital femenina es una práctica especialmente dañina para la salud física, psicológica, sexual y reproductiva de las mujeres y las niñas. Se trata de una violación de los derechos humanos y una manifestación especialmente cruel de la discriminación por razón de género.

De hecho, el Protocolo Común Sanitario responde específicamente a la medida 185 de la Estrategia Nacional para la Erradicación de la Violencia contra la Mujer 2013-2016, aprobada por el Consejo de Ministros del 26 de julio de 2013.

El objetivo de todas esta actuaciones impulsadas desde el ámbito sanitario es arbitrar herramientas básicas para la sensibilización y formación de profesionales en la lucha contra la mutilación genital femenina y orientar actuaciones homogéneas que permitan mejorar la salud de las mujeres y niñas a quienes ha sido practicada, así como trabajar en la prevención y detección del riesgo de su práctica cuando, por su contexto familiar, se encuentren en una situación de especial vulnerabilidad.

Consulta aquí más noticias de Murcia.