Los frescos de la Iglesia de San Nicolás de Valencia han recuperado su esplendor tras tres años de restauración, un proyecto que ha coordinado la Universitat Politècnica de València (UPV), con la colaboración de la propia parroquia y la financiación de la Fundación Hortensia Herrero. Los resultados de la rehabilitación, que permitirá que el conjunto vuelva a deslumbrar a los visitantes del templo, será presentado este jueves.

Será en una rueda de prensa a las 11.30 horas en la Iglesia de San Nicolás, que contará con la participación de los directores de la intervención, la catedrática e investigadora del Instituto de Restauración del Patrimonio de la Universitat Politècnica de València, Pilar Roig, y el arquitecto Carlos Campos; Elena Tejedor, representante de la Fundación Hortensia Herrero; y el sacerdote y párroco de San Nicolás, Antonio Corbi, informa la institución académica.

Durante el acto, se explicará toda la intervención arquitectónica y pictórico-ornamental llevada a cabo los últimos tres años, "la más importante realizada hasta la fecha a nivel internacional tanto por la magnitud de la obra como por las técnicas empleadas", subrayan sus responsables.

Hay que tener en cuenta que, en total, se han restaurado 1.904 metros cuadrados de superficie pictórica —en la Capilla Sixtina fueron 800 metros cuadrados. Junto a las pinturas de la nave, además, se han restaurado las capillas, las fachadas y las vidrieras.

Se podrá contemplar también la exposición 'Restauración San Nicolás', una muestra gráfica que recoge la evolución de los trabajos desarrollados en esta intervención y que estará abierta hasta el mes de junio. La exposición se inaugurará el mismo jueves a las 19.30 horas y posteriormente la restauración será bendecida tras una eucaristía a las 20.00 horas en el templo.

ACUERDO

A finales de 2013, la UPV y el Arzobispado de Valencia firmaron el acuerdo para acometer su rehabilitación. Durante los primeros meses de trabajo se descubrieron las pinturas originales del artista valenciano Dionís Vidal. Asimismo, en la fase de limpieza se han utilizado hasta seis procedimientos distintos y métodos muy novedosos .

La restauración abarca las pinturas al fresco de la nave central, diseñadas por Antonio Palomino y realizadas entre 1694 y 1701 por su discípulo Dionís Vidal. En total, son unos 1.800 metros cuadrados de superficie pictórica distribuida en arcos, lunetos, pilastras, bóveda y atrio que presentan todo tipo de problemas: abolsamientos, pérdidas de cohesión, faltantes, y repintes.

Los trabajos han contando con el asesoramiento del director de la última restauración que se llevó a cabo en la Capilla Sixtina del Vaticano, Gianluigi Colalucci.

Consulta aquí más noticias de Valencia.