Irán ahorca en público a cinco personas sin especificar los delitos cometidos
Los cinco hombres han sido ahorcados en una prisión al noreste del país. (MEHR) MEHR

Irán ha ejecutado en público a cinco personas en una prisión de la provincia de Jorasán, en el noreste del país, según informaba la agencia semioficial Mehr.

La fuente no especifica los delitos por los que estas personas fueron condenadas a la pena capital, si bien señala que han sido ahorcadas este miércoles en la cárcel de "Imamat", de la ciudad de Mashad.

Además, publica imágenes de los cinco hombres colgados en la horca y de numerosas personas que acudieron a su ejecución.

No se especifican los delitos por los que se les ha condenado a la horca

No se descarta que esos cinco hombres formen parte del grupo de nueve personas, incluidos dos periodistas de la minoría kurda iraní, que el Poder Judicial anunció el martes que habían sido condenados a muerte.

El portavoz del Poder Judicial, Ali Reza Yamshidi, afirmó el pasado martes que los dos kurdos, identificados como Adnan Hasanpur y Heyva Butimar, han sido encontrados culpables de "muharebe", un término que en persa se refiere a los que combaten al régimen.

También señaló que las otras siete personas fueron condenadas a la pena capital por violación, entre otros delitos, sin dar a conocer más detalles sobre los juicios o las fechas en las que han sido dictadas las sentencias contra las nueve personas.

El Poder Judicial iraní había anunciado a finales de julio la ejecución en la prisión de Ewin, en Teherán, de 16 personas acusadas de adulterio, secuestro y homosexualidad, entre otros delitos como violación, chantaje y luchas callejeras.

Irán aplica desde mediados de mayo un plan de seguridad en diferentes ciudades del país, incluida la capital, cuyo objetivo es, según las autoridades, "limpiar esas ciudades de los criminales y los malvados".

El asesinato, violación, adulterio, robo armado, apostasía y tráfico de drogas son todos crímenes que se castigan con la pena de muerte bajo la ley Sharia islámica de Irán, que se impuso a partir de la revolución de 1979.

El número de ejecuciones se duplicó a al menos 177 el año pasado, según Amnistía Internacional.

Desde el comienzo del 2007, al menos 124 personas fueron ejecutadas.