Albergue de la calle Amistat del Poblenou de Barcelona, anunciado como Hostal de Playa.
Albergue de la calle Amistat del Poblenou, anunciado como Hostal de Playa y que levanta quejas vecinales, como reza la pancarta en inglés. El bloque del fondo es de apartamentos de playa.  MIQUEL TAVERNA

El núcleo antiguo del barrio del Poblenou, articulado en torno a la Rambla del Poblenou, está absorbiendo un flujo turístico creciente, sobre todo «de dos años a esta parte» y debido a la apertura de establecimientos hoteleros, comentan los vecinos, algo «inédito» hasta ahora.

Aún no puede hablarse de «saturación», dicen. Pero a lapuesta de moda de esta zona, histórica y cercana a la playa, que en un pasado no tan lejano fue el epicentro de la industria de la ciudad, se añade una gran transformación urbanística, en la que aún está inmersa.

Solo cerca de la rambla se sitúan tres hoteles, un hostal y un albergue. Y en meses se pondrán en marcha tres edificios nuevos destinados a alojamiento turístico y no afectados por la moratoria de licencias en vigor desde el Ajuntament.

En meses se pondrán en marcha tres edificios nuevos destinados a alojamiento turístico y no afectados por la moratoria de licencias

El distrito de Sant Martí acogía en septiembre de 2015 42 establecimientos turísticos: 31 hoteles –que representan el 8,5% del total de Barcelona, 367–, tres apart-hoteles, tres hostales y cinco albergues. Los apartamentos de uso turístico (HUT) son actualmente un total de 1.126. Solo entre los años 2012 y 2014 se han creado 867.

El 8,5% del total de hoteles de Barcelona

Los residentes no quierenque se vivan situaciones como las de la Barceloneta, el Raval o el Gòtic, sobre todo vinculadas al turismo low cost y de temporada estival.

Desde la asociación de vecinos alertan de un foco hotelero que les preocupa: en la calle Amistat, en pleno casco antiguo del Poblenou, se ubica un hostal que está acumulando algunas quejas vecinales, sobre todo porruidos, a pesar de ser un establecimiento legal.

El regidor del distrito, Josep Maria Montaner, no tiene constancia de dicho problema, pero sí de las molestias de hoteles del frente marítimo «por invasión de espacio público». E indica que, a partir de ahora, serán «más exigentes» a la hora de dar permisos.

El presidente de la AAVV del Poblenou, Salvador Clarós, añade otro factor relacionado que les alarma: la marcha de los residentes. «Los promotores hoteleros compran fincas enteras antiguas obligando a los vecinos a irse» y, ante esta situación, Clarós pide al consistorio que «regule, inspeccione y sancione cuando no se cumplan las normativas». Y pone como ejemplo la ordenación de las terrazas, que también afecta a la rambla del barrio.

Desde el distrito, Montaner recomienda a los vecinos «denunciar los casos de mobbing a las oficinas de vivienda de su zona». Y, respecto a las terrazas, indica que se está trabajando en reordenarlas en la rambla «para no colapsar ni las esquinas ni los accesos a edificios públicos y escuelas». La reducción será de entre un 10 y un 20% en los bares y restaurantes que tengan más mesas y que esta se verá «a partir del verano y en la zona central» del paseo, comenta Montaner.

La propuesta ha sido enviada a la plataforma Fem Rambla y a los restauradores, y queda pendiente de los acuerdos sobre horarios y ruidos.

Una solución: el Eix Pere IV

El regidor del distrito de Sant Martí explica a este diario que una de las medidas que podrán acabar con la cierta congestión que vive la Rambla del Poblenou pasa por hacer realidad el Eix Pere IV y reordenar un eje de poco tráfico y fácilmente transformable en un «eje verde con vivienda pública y privada». Montaner afirma que «se evitará que en este eje se instalen más hoteles y pisos turísticos».

Consulta aquí más noticias de Barcelona.