El Defensor del Paciente criticó hoy la "irrisoria" sentencia del Tribunal Superior de Justicia, que condenó a pagar una indemnización de 12.000 euros a un paciente al que le dejaron un trozo de bisturí en la rodilla durante una operación.

Durante la intervención se rompió la hoja del bisturí, que quedó alojada en la rodilla y no se pudo extraer

Según un comunicado, el 5 de mayo de 2003 al paciente J.L.H.M. se le realizó una cirugía programada por rotura del ligamento cruzado anterior en la rodilla izquierda en el Hospital Virgen de la Torre de Madrid.

Durante la intervención se produjo una rotura accidental de la hoja del bisturí, que quedó alojada en la rodilla del paciente y que, tras varios intentos, no se puso extraer.

Dada la complicación, no se reparó la lesión del ligamento cruzado anterior durante esta primera intervención.

"Dolores y falta de movilidad"

Finalmente, el 10 de mayo de 2003 se realizó la extracción del cuerpo extraño, pero en la actualidad "persisten secuelas como fuertes dolores, falta de movilidad y grandes cicatrices" y el paciente estuvo de baja durante 123 días.

Sin embargo, la sentencia de la Sección Octava de la Sala Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia valoró estas secuelas en 12.000 euros, "hecho que no es de extrañar, pues desgraciadamente este tipo de sentencias es a lo que nos tiene acostumbrados la Sección Octava".

Lo único que se puede hacer es rezar para que su caso no recaiga en la Sección Octava

El Defensor del Paciente afirma que si una persona denuncia por vía contencioso administrativo en la Comunidad de Madrid por presunta negligencia médico-sanitaria "lo único que puede hacer es rezar para que su caso no recaiga en la Sección Octava".

Según el comunicado, "lo normal es que pierda el caso o si lo gana, más que una indemnización reciba una burla de su dolor".

Otras indenminazciones "de burla"

El Defensor del Paciente denunció también que recientemente esta Sección Octava indemnizó a un paciente que quedó tetrapléjico, pese a reconocer que hubo mala praxis médica, con 12.000 euros.

Otra paciente, fallecida a los 29 años tras error de diagnóstico por cáncer digestivo, fue indemnizada con 7.000 euros y otro paciente fallecido a raíz de mala praxis, con 6.000 euros a su familia.

Otro caso denunciado por el Defensor del Paciente fue el de una paciente a la que se le extrajo una muela de juicio, no se le dio consentimiento informado y sufre importantes secuelas y recibió una indemnización de 660 euros.