El intercambiador de transportes (HUB) diseñado por el ingeniero y arquitecto valenciano Santiago Calatrava en el emblemático World Trade Center de Nueva York se inaugurará la primera semana de marzo, si bien algunas partes de la estación están ya abiertas para facilitar el tránsito de viajeros.

Su construcción ha supuesto el símbolo central de la reconstrucción de la Zona Cero, además de un motor para la economía de la zona, en términos de creación de empleo y atracción de turistas, según el informe elaborado por el Centro Rudin de la Universidad de Nueva York.

El proyecto conecta a diferentes alturas distintas líneas de ferri, metro y tren de cercanías y sirve también de conexión entre distintos edificios de la zona, "lo que ha supuesto un gran reto de ingeniería", han informado desde el despacho de Calatrava.

Además, está coronado por una gran cúpula en acero y vidrio, llamada Oculus, que albergará uno de los centros comerciales más emblemáticos del mundo, el Westfield World Trade Center, de unos 34.000 m2 de superficie y cuya comercialización ya se ha completado.

El diseño de Santiago Calatrava "no sólo ha supuesto que el intercambiador de transportes se haya convertido aún antes de su finalización en un icono de la arquitectura internacional, sino que resuelve los distintos retos en términos de funcionalidad, cálculo e ingeniería, que conlleva la interconexión de los diferentes modos de transporte y vías de comunicación en sus diferentes niveles subterráneos". Por todo ello, el intercambiador de transportes del WTC de Nueva York "se ha convertido en un proyecto único en el mundo", han señalado las mismas fuentes.

Un "orgullo"

Calatrava ha resaltado que ha sido un "orgullo" participar en un proyecto "tan complejo y único en el mundo". "La parte construida en acero es única en el mundo. Es algo completamente nuevo. Creo sinceramente que la estación va a entroncar con otras estructuras icónicas de la ciudad, como los puentes que cruzan el Hudson y el East River. Está dentro de la tradición de la arquitectura civil neoyorkina y, también, de la tradición estadounidense de ir más allá de los límites, de probar las capacidades. El intercambiador será la puerta y el catalizador del desarrollo del área, de la misma forma que lo han sido Grand Central y Penn Station", ha subrayado.

Una vez esté finalizado, el intercambiador (HUB) de transportes del WTC será utilizado por más de 250.000 pasajeros cada día y visitado por millones de turistas al año, según ha comunicado la Autoridad Portuaria, organismo que gestiona la reconstrucción de la Zona Cero.

Santiago Calatrava es el único arquitecto en el mundo que cuenta con dos proyectos en la Zona Cero de Nueva York, con el diseño de la iglesia ortodoxa griega de San Nicolás, además del intercambiador de transportes.

La iglesia ortodoxa griega de San Nicolás fue destruida en los atentados del 11-S y se ha convertido en un proyecto emblemático por ser el único edifico religioso de la Zona Cero de Nueva York. Su diseño busca convertir este icónico lugar en un espacio abierto al mundo, independientemente de su religión y en un lugar para la oración, la meditación y la hospitalidad.

La iglesia brillará en la oscuridad gracias a su estructura construida en mármol blanco y a un sistema con luminarias led. El templo tendrá formas inspiradas en la iconografía bizantina y sustituirá a la iglesia de cuatro plantas construida a principios del siglo XX por emigrantes procedentes de Grecia que fue destruida por los atentados.

Consulta aquí más noticias de Valencia.