Jaime Echegoyen, presidente de la Sareb
El presidente de Sareb, Jaime Echegoyen, en rueda de prensa. EFE/Ángel Díaz

La Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) no piensa en demoliciones y sí en acabar la obra pendiente. El objetivo del ‘banco malo’ es que las promociones de obra que se han dejado a la mitad terminen y que las que pudieron finalizarse pero están vacías encuentren comprador, y asevera que aún es pronto para hablar de demoliciones.

Para ello, Jaime Echegoyen, presidente de la Sareb confía en la labor de las cuatro agencias (Altamira, Haya, Servihabitat y Solvia) encargadas de gestionar la venta de las viviendas en cartera. A todo ello añade la creencia de que "hay mucho interés por el suelo”.

En una entrevista a Idealista, asegura que "en la coyuntura actual es probable que muchos ahorradores inviertan en un piso para ponerlo en alquiler". En este sentido, señala las metas de la Sareb en el ámbito social, como proporcionar locales a autónomos y emprendedores a "un alquiler razonable" o el ofrecimiento de suelos sin posibilidades de urbanizar "para que se cultiven huertos a cambio de una renta agraria rústica".

La Sareb ofrecerá alquileres razonables a autónomos y emprendedoresEchegoyen se muestra optimista con la evolución del mercado inmobiliario este año, y cree que la entidad inicia una "segunda etapa" en la que consolidará el proceso de venta de sus activos y recuperará los créditos deudores. "Pensamos que 2016 será un año muy positivo, pero hay que hacer las cosas sosegadamente", afirma tras recordar que en tres años la labor ha sido clasificar y valorar casi 200.000 activos de los que la mitad eran viviendas, suelos, locales, naves industriales y hoteles.

El ‘banco malo’ ha invertido 45 millones de euros hasta 2018 para tasar y revalorar los activos inmobiliarios que posee, en cumplimiento con la nueva norma contable del Banco de España. El presidente de la Sareb asegura que a finales de 2015 la entidad ha tasado el 60 % de los inmuebles registrados.

Echegoyen, que cumplirá en febrero un año al frente de la Sareb tras sustituir a Belén Romana, señala que el 40% de los inmuebles restantes se valorarán "clonando los resultados ya obtenidos en función de inmuebles similares situados en la misma zona". De esta forma, la Sareb cumplirá con la normativa contable del Banco de España, que establecía hasta tres métodos para estimar posibles correcciones en el valor de estos inmuebles con el fin de situarlos a precio de mercado.