El último robo de ‘El Solitario’ era para una casa en Brasil

Quería irse a vivir con su novia e iba a pagar la entrada con el botín del banco portugués. Pensaba dedicarse a la producción de alcohol para automoción.
El arsenal incautado en las propiedades de El Solitario incluyen fusiles de asalto, subfusiles, pistolas, granadas y abundante munición. (efe).
El arsenal incautado en las propiedades de El Solitario incluyen fusiles de asalto, subfusiles, pistolas, granadas y abundante munición. (efe).
Jaime Giménez se disponía a dar en Figueira da Foz (Portugal) el golpe definitivo que le aportaría el dinero para poder establecerse definitivamente con su novia en Brasil. El último botín que esperaba conseguir El Solitario estaba reservado para pagar la entrada para una casa en Ribeirao Preto, la localidad del estado de Sao Paulo donde le esperaba su pareja, según indicaron ayer fuentes policiales.El frustrado plan del peligroso atracador consistía en abrir un negocio para la producción de biocombustibles, concretamente alcohol para automoción. El pasado lunes despertó a otra realidad al ser detenido cuando se disponía a atracar un banco portugués armado y disfrazado.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, indicó ayer que los registros practicados en las propiedades del criminal han aportado pruebas suficientes para que sea juzgado en España. Por su parte, el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, indicó que solicitará a Portugal la entrega temporal del atracador y que estudia pedir la cesión de jurisdicción para poder juzgarle aquí por todos sus delitos.

El Solitario permanecía ayer en prisión preventiva en la cárcel de Coimbra después de comparecer el martes ante el juez, aunque se negó a prestar declaración.

Un pastor y armas por Internet

Conforme pasan las horas van saliendo a la luz numerosos detalles sobre la detención de El Solitario. De entre ellos, el hecho de que un pastor de ovejas de Toro (Zamora) diera otra pista crucial a los investigadores al declarar que vio a Giménez a las afueras de la localidad probándose la barba y la peluca con la que cometió su último atraco. Asimismo, ayer se supo que el delincuente compraba a través de Internet armamento averiado que después arreglaba en la nave industrial que poseía en la localidad madrileña de Pinto.

Un perfil antisocial

Reúne rasgos propios de una psicopatía

La conducta de El Solitario a la hora de cometer atracos   y al salir el martes de los juzgados parece obedecer a una trastorno antisocial de la personalidad, según el psicólogo José Félix Rodríguez, experto en este tipo de perfiles. De hecho, sus rasgos son típicos de la psicopatía, añade Rodríguez: frialdad emocional, ausencia de remordimientos y sentimiento de culpa, impulsividad y agresividad sádica. Su actitud al salir el martes del juzgado «es un ejemplo de quien no tiene sentimiento de culpa» (dijo: «¡Soy El Solitario. Salud, españoles!». Cuando disparó a un empleado de banca por tener poco dinero en caja,    El Solitario mostró «la típica ausencia de tolerancia a la frustración porque no consigue lo que quiere y una reacción sádica de la que no mide las consecuencias». Por otra parte, su frialdad emocional se ve «en la minuciosidad con la que planificaba sus asaltos y vigilaba las sucursales». Sin embargo, «luego tiene el impulso de rayar el coche de un vecino porque aparca en su casa. Entre el impulso y el acto no media pensamiento alguno».

Mostrar comentarios

Códigos Descuento