La vicepresidenta del Consell y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, ha asegurado este viernes, en relación a la polémica surgida por la cabalgata de las 'Reinas Magas' que celebró la pasada semana en Valencia una asociación cultural, que estas figuras se han visto como "una amenaza" porque subieron al Balcón del Ayuntamiento, un espacio que se ha visto tradicionalmente como "un símbolo de poder".

Además, ha añadido que, en este caso, "a las mujeres se nos juzga más severamente por muchas circunstancias y por patrones estéticos dominantes". "Yo he ido muchas veces a la Cabalgata de los Magos y nadie se parecía a George Clooney", ha ironizado.

Así lo ha indicado en la rueda de prensa posterior al pleno del Consell al ser preguntada por esta polémica. Según Oltra, el hecho de que "suba todo el mundo de repente al Balcón es algo que trastabilla mucho el poder vertical, el antiguo, que se proyecta de arriba a abajo". A su juicio, que subieran las 'Reinas Magas' al Balcón —dentro de un desfile laico organizado por una entidad cívica en el que representaban la Libertad, Igualdad y Fraternidad— "hace cambiar las estructuras de poder vertical, que se convierte en horizontal y todo el mundo tiene un hueco".

En esta línea, ha manifestado que el paradigma "ha cambiado no solo en la distribución partidista de los escaños sino porque la gente reivindica una manera distinta de hacer la política en Valencia. Y creo que está bien".

Asimismo, ha hecho referencia a los insultos que le ha dirigido tanto a ella como al alcalde de Valencia, Joan Ribó, el cantante alcoyano Francisco, en los que ha aludido a su estilismo. Como cargo público ha expresado su condena ante estas expresiones, que considera que no son "la manera de relacionarse". "Como persona te hace sentir mal. Con lo que me he emocionado yo al escucharle cantar el himno... que te diga esas cosas...", ha manifestado, para restar importancia a continuación: "No pasa nada".

En términos similares se ha manifestado en relación a ataques de contenido machista dirigidos a algunas diputadas de la CUP. A su juicio, son "fruto de una sociedad que sigue siendo desigual y donde a las mujeres se les sigue insultando y juzgando por el aspecto físico". Oltra ha hecho notar que estas expresiones se dirigen hacia mujeres y no a los hombres y "forman parte de una dialéctica de desigualdad que se debe combatir".

Para Oltra, desde los medios de comunicación se debe hacer entender que eso es una manifestación de violencia machista y ha mostrado su condena a "estas actitudes machistas, agresivas e incluso violentas" que "son las semillitas que van sembrando otras violencias que luego condenamos". "Hay que empezar condenando las micromachismos", ha dicho, para poder educar "en igualdad y prevenir las violencias machistas que se van haciendo grandes".

Consulta aquí más noticias de Valencia.