Cantabria ha vivido uno de los meses de diciembre "más calurosos" desde que hay registros climatológicos en la región y que además, debido a la falta de precipitaciones, se ha alzado como el segundo más seco de los últimos años —sólo por detrás del de 1989—.

A lo largo de diciembre, se han registrado récord de temperaturas en muchos observatorios de la Comunidad Autónoma, tanto en la costa como en el interior, según ha informado la delegación territorial de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) en su balance del mes.

En el observatorio del aeropuerto de Parayas, la temperatura media de 13,9 grados centígrados ha sido la más alta registrada hasta la fecha, superando en una décima los 13,8ºC que se alcanzaron en diciembre de 1989 y superando en más de tres grados el valor promedio de la serie.

En relación a las temperaturas máximas la situación es análoga, pues los 18,9ºC que ha alcanzado la media de las temperaturas máximas diarias en este mes de diciembre han superado en 0,8ºC el anterior valor máximo, registrado el mismo mes de 1989, lo que constituye también un nuevo extremo de temperatura.

Según la AEMET, "las condiciones de temperatura de este mes de diciembre podemos decir que son una prolongación de las altas temperaturas de noviembre, que ya entonces resultaron atípicas".

En cuanto a la precipitación, la Agencia ha destacado que en diciembre fue "escasísima" en toda la región, con apenas seis días de precipitación apreciable registrada. "Un número tan bajo de días de lluvia sólo ha podido acumular en torno al 10% de la cantidad normal para esta época del año", ha alertado.

En cuanto al viento, ha indicado que éste ha soplado con "mucha intensidad" todo el mes, y en especial en los episodios de los días 19 y 20, y a lo largo de los días 27 y 28 cuando se alcanzaron los máximos registrados en este mes (rachas de 123 km/h en Tresviso, de 111 km/h en Soba-Alto Miera, de 105 km/h en Sierrapando o de 104 km/h en Nestare).

La circulación intensa del atlántico, más propia de las estaciones intermedias, ha traído sobre la región una sucesión de borrascas que han atravesado más al sur de lo que es habitual en invierno, especialmente durante las dos últimas decenas del mes.

La fuerte componente de vientos del sur y del suroeste previa al paso de las distintas perturbaciones ha originado temporales de viento del sur muy intensos en la región que han favorecido temperaturas máximas muy elevadas.

Valores extremos

En diciembre, la temperatura más alta se registró el día 19 en Terán, donde se alcanzaron los 24,5ºC; y la más baja el día 1 en Nestares, con -7,2. La racha máxima de viento fue de 123 kilómetros por hora el día 28 en Tresviso.

La precipitación máxima recogida en 24 horas fue en Fuente Dé, donde el día 28 se recogieron 23 litros por metros cuadrado; y la precipación de más intensidad fue de 12 litros y tuvo lugar esa misma jornada a las 20.25 horas en Fuente Dé.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.