El juez ha dejado en libertad con cargos a los padres del niño de siete años muerto en Girona, después de que hayan declarado la mañana de este viernes que el menor tenía una afección respiratoria y un día no se despertó.

En declaraciones a los medios, el fiscal del caso, Enrique Barata, ha explicado que el examen forense ha determinado que los padres no sufren ninguna enfermedad mental e intentaron curarle con medicina homeopática.

La autopsia practicada al menor ha descartado la muerte violenta, determina que llevaba entre uno y tres meses muerto, y en un estado de descomposición muy avanzado.

(

Habrá ampliación)

Consulta aquí más noticias de Girona.