El Parque Municipal de Bomberos de Santander cuenta con cuatro nuevos sargentos que han comenzado a desempeñar sus funciones el pasado 1 de enero tras superar un proceso de promoción interna.

El alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, ha recibido este viernes a los cuatro nuevos sargentos, a quienes ha felicitado por su ascenso.

De la Serna les ha trasladado el reconocimiento de todos los santanderinos por la labor que realiza este cuerpo y ha refrendado el compromiso del equipo de gobierno con este servicio, reflejado en "una constante preocupación por mejorar sus medios materiales y sus recursos humanos".

Todos ellos tenían hasta ahora la categoría de cabo y cuentan con una importante experiencia profesional, dos de ellos con trayectorias de casi 30 años de servicio en el parque santanderino.

El más veterano de los cuatro nuevos sargentos es Guillermo Guridi Canales, que ingresó en el servicio de bomberos de Santander en agosto de 1986, y le sigue Luis Felipe Martínez Royano, que ha trabajado en el parque desde junio de 1987.

Los otros dos profesionales que acaban de ascender al rango de sargentos son José Antonio Blanco Revuelta e Higinio Molina Gómez, que ingresaron en el cuerpo en junio de 2002.

El alcalde ha recordado que el parque de bomberos presta un servicio esencial para los ciudadanos y ha animado a sus efectivos a "mantener siempre el espíritu de entrega y servicio que es distintivo inequívoco de éste y otros cuerpos de emergencias".

Asimismo, ha reiterado la apuesta del Ayuntamiento por este servicio y por mejorar sus medios "para que pueda desarrollar su labor en condiciones óptimas, garantizando una respuesta eficaz a las incidencias en las que se requiere su intervención, no sólo dentro del propio municipio, sino también en otros ayuntamientos limítrofes".

En este sentido, De la Serna ha recordado las recientes adjudicaciones de un nuevo camión autobomba y de la galería de humos, que permitirá a los bomberos santanderinos mejorar la calidad de su entrenamiento y preparación en áreas como el control de estrés, la orientación y las reacciones rápidas.

La dotación de nuevos medios se completa además con el proceso de oposiciones actualmente en marcha para aumentar la plantilla con la incorporación de al menos siete nuevos bomberos, pendiente ya sólo de las pruebas de oficios y que se prevé resolver en febrero.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.