Los vecinos de Lanjarón no ven el día en el que los cientos de vehículos que pasan a diario por su avenida principal (situada en el centro del pueblo y que lo atraviesa) circulen por la tan prometida variante a Órgiva.

Sin embargo, tras años de sufrir atascos y tragar humo, la solución parece que está más cerca. La Junta de Andalucía ha adjudicado la redacción del proyecto de acondicionamiento de la carretera A-348 de Lanjarón a Órgiva a la empresa Ineco, que tiene once meses para redactarlo y un presupuesto de 261.965 euros.

De este modo, si todo sigue su ritmo la Alpujarra tendrá en brede una nueva conexión con la A-44 (autovía de la Costa), una variante a Órgiva y, en el otro extremo de la comarca, el arreglo de la A-337, de Cherín a La Calahorra.

La construcción de la vía entre Lanjarón y Órgiva viene a completar los ejes que unen las poblaciones de Torvizcón, Cádiar, Yátor, Ugíjar y Cherín, y que se encuentran en diferentes estados de ejecución, según la Consejería de Obras Públicas. Las obras entre Lánjarón y Órgiva costarán 7,8 millones de euros para acondicionar un tramo de 8 kilómetros.

Todos los trabajos están incluidos en el Plan Más Cerca de la Junta, que tiene como objetivo mejorar la accesibilidad en el interior de las provincias andaluzas.