Un joven francés de 17 años murió ayer en L'Estartit (Girona) al caerle encima una portería del campo de fútbol donde estaba jugando un partido con un grupo de amigos.

En un momento del juego, el menor se apoyó en un palo de la portería y ésta cedió y le cayó encima, provocándole un fuerte golpe en la cabeza que le costó la vida.

El menor fue trasladado al CAP de Torroella de Montgrí (Girona) que no pudo hacer nada por salvarle la vida y que inmediatamente avisó a la Policia Local de esta localidad para que investigara lo sucedido.